Un cuento campestre, por Quique Pastor

DSCN3885Hoy en Blog Disidente vamos a dar un pequeño giro a nuestra trayectoria (la mía, Mónica para los que no me conozcáis, y la vuestra, esa audiencia en su mayor parte anónima que por el azar del destino acabó leyendo las traducciones y reflexiones de la que escribe). Hasta la fecha siempre hemos hablado de temas “serios” relacionados con la agricultura, la ganadería, la alimentación, la salud, y por qué no decirlo, la frustración de vivir en un mundo donde el conocimiento está aprisionado entre barrotes hechos de publicidad malintencionada e intereses económicos. Ser disidente conlleva una buena dosis de sufrimiento y malestar general, como la gripe. Lejos de querer vacunarnos, los disidentes nos enfrentamos a esta realidad con esa esperanza que es lo último que se pierde. Por eso la mayoría de las entradas que publico no son precisamente “la alegría de la huerta”. Leer más “Un cuento campestre, por Quique Pastor”

Q&A con Joel Salatin, parte 2: De cómo un ganadero norteamericano que cuida a sus aprendices como a sus hijos se enamoró de la Dehesa ibérica, entre otras maravillas

salatin2_00000Tengo el inmenso placer de publicar la segunda parte de la sesión de preguntas y respuestas con el gran maestro Joel Salatin de Polyface Farms, sanador de la Madre Tierra y pensador independiente donde los haya. Joel no se deja influir fácilmente por presiones sociales o culturales, como podréis comprobar en un momento. Claro y generoso en sus explicaciones, directo en sus respuestas,  afilado en sus valoraciones, siempre dispuesto a estimular las iniciativas de aquellos que desean dedicarse al sagrado “ministerio” de producir alimentos, Joel no defrauda en esta segunda parte llena de preguntas súper interesantes, cortesía de vosotros ustedes. Si no sabes de qué va todo esto te invito a que repases la entrada con las Crónicas de una visita a España, por Joel Salatin, y la primera parte de la Q&A  Leer más “Q&A con Joel Salatin, parte 2: De cómo un ganadero norteamericano que cuida a sus aprendices como a sus hijos se enamoró de la Dehesa ibérica, entre otras maravillas”