El Mito Vegetariano, entrevista con Lierre Keith

Lierre_Keith_portada_2

Puede que hoy publique la entrada más polémica de la historia de este blog. Pero créeme, no es esa mi intención. Lo que pretendo, como con todas las entradas de Blog Disidente, es invitar a la reflexión y dar cabida a puntos de vista que encuentro lógicos en algunos aspectos y que se escuchan con poca frecuencia. Tengo el placer de presentaros a Lierre Keith, escritora y activista norteamericana. Desde muy joven, motivada por su preocupación por el bienestar animal y el cuidado del medio ambiente, Lierre adoptó una dieta vegana. Durante los 20 años que duró esta forma de alimentarse, su salud física y mental se fue deteriorando hasta que finalmente decidió abandonar ese estilo de vida y comenzar a consumir de nuevo alimentos de origen animal. Lierre relata esta vivencia, así como sus reflexiones sobre lo que ella llama “El Mito Vegetariano”, en un libro donde sorprende por su continuo análisis hasta las últimas consecuencias y su capacidad para no dar nada por sentado.

El libro comienza con una introducción en la que Lierre describe el inicio de su veganismo. Sus motivos eran honorables, y la solución a los problemas de hambre en el mundo, opresión a los animales, y destrucción del medio ambiente parecía ser única y evidente: Si dejas de comer carne, dejarás de contribuir a la muerte de seres inocentes, a la contaminación del medio ambiente, al cambio climático, a la pobreza de los países en desarrollo, y además estarás más sano. ¿Alguien da más? El único inconveniente, en palabras de Keith, es que “nada de eso es cierto”.

“¿Qué comen tus vegetales? ¿Combustibles fósiles o estiércol?”

En su andadura por el veganismo, Lierre no se conformó con ir al supermercado y comprar el primer paquete de tofu proveniente de una zona deforestada en un país en vías de desarrollo situado a miles de kilómetros de distancia. Si quería ser consecuente con sus ideas, tenía que cultivarse su alimento. En medio de graves problemas mentales, terribles dolores y muy pocas energías, se empeñó en cultivar un huerto. Fue este contacto con la realidad del hortelano el que le hizo replantearse algunas de las ideas que había dado por sentadas. Lierre se dio cuenta de que ella podía elegir no comer animales, pero sus plantas no. Empezó a entender que en la naturaleza el ciclo de la vida se cierra con la muerte. Como dice el lunático granjero Joel Salatin, “todos comemos y somos comidos”.  Así pues, la primera de las razones que según Lierre todo vegano o vegetariano utiliza para defender esta elección alimentaria, la motivación ética de no querer matar, fue desintegrándose ante sus ojos a medida que iba aprendiendo más acerca de la producción de vegetales. Refiriéndose al eslogan vegano “la carne es asesinato”, Keith lo califica de un código ético simple, semejante al pensamiento en blanco o negro de un niño.

“Olvida el pico del petróleo, el pico del suelo fértil empezó hace 10.000 años, el día antes de que comenzara la agricultura”

La enorme culpabilidad que sentía al no encontrar la manera de no matar para vivir (evidenciada por la lista de ingredientes de los sacos de abono ecológico que compraba para su huerto, que incluían harina de huesos, de pescado, o de sangre, además de estiércol) obligó a Lierre a seguir investigando. En el proceso descubrió algo que no esperaba: La agricultura (entendida como se realiza convencionalmente, con monocultivos) destruye hábitats enteros, causando la muerte de numerosos animales (desde pequeños roedores hasta los microorganismos que habitan el suelo) y la extinción de especies enteras. Descubrió que la humanidad en su conjunto se encuentra al borde de un abismo al que ya se enfrentaron civilizaciones enteras en el pasado (civilizaciones ya extintas porque no lo pudieron rectificar): el agotamiento del suelo fértil.

“[En Norteamérica] las praderas nativas han desaparecido en un 99,8%. Los búfalos no tienen donde vivir. Solo hay maíz, trigo y soja. Un anuncio de hamburguesas de soja dice “Ahora ya puedes mirar a una vaca a los ojos”. ¿Y qué pasa con el búfalo?”

Y lo más irónico de todo: la recuperación del suelo fértil, que de forma natural es un proceso muy lento en la escala temporal humana, pasa, entre otras estrategias, por el abandono de los monocultivos (la “agricultura” en términos de Keith) y la recuperación de la relación simbiótica entre las praderas y los herbívoros (léase vacas, ovejas, cabras, y demás, dado que ya nos hemos cargado a la mayoría de los herbívoros salvajes). Llevamos 50 años sin suelo fértil, 50 años inyectando en vena a los cultivos con fertilizantes químicos solubles que solo cubren en parte las necesidades nutricionales básicas de las plantas y que no hacen nada por el universo de seres microscópicos que viven en un suelo sano. La consecuencia: Plantas vulnerables a las plagas, plantas enfermas, personas desnutridas, personas enfermas.

El segundo motivo habitual para dejar de consumir carne, o la “motivación política” según la clasificación de Lierre, es que la producción de ganado consume demasiados recursos y que, supuestamente, si todos fuéramos vegetarianos habría pan para todos. Esta afirmación se fundamenta en cálculos de la cantidad de personas que se podrían alimentar en una hectárea de terreno cultivada con cereal en dos supuestos: Si el cereal se consumiera directamente o si se utilizara para alimentar animales que a su vez fueran consumidos por humanos. El resultado de esta comparación es claro, la hectárea de cereal consumida directamente gana por goleada.

Pero espera un momento… ¿qué hacemos alimentando a rumiantes con cereal? El aparato digestivo de los rumiantes no está preparado para digerir grandes cantidades de almidones. Por el contrario, es una “máquina” perfecta de conversión de hierba en carne y leche (salvando las distancias entre máquinas y seres vivos). Todos los argumentos en defensa de la “motivación política” se basan en un modelo ganadero industrial en el que los rumiantes consumen principalmente grano y se encuentran hacinados en instalaciones de cemento. No es una comparación justa.

Pero si la alimentación con cereales no es la alimentación idónea para los rumiantes, ¿por qué les alimentamos así? Según Keith, porque hay mucho cereal (sobre todo maíz) y es muy barato. Keith apunta a macro intereses a escala global, que impulsan las políticas de subvenciones responsables de que el precio de estos bienes esté por debajo de su costo de producción. Una competencia desleal con los productores locales de países en desarrollo, cuyos sistemas de vida se desmoronan un poco más cada vez que una comunidad recibe un cargamento de sacos de harina.

La “motivación política” pierde el sentido si resulta que la inclusión de animales en las granjas (utilizando los sistemas de gestión adecuados y no la abominable ganadería industrial) las convierte en sistemas más sostenibles y eficientes, que regeneran la capa de suelo fértil, capturan carbono atmosférico, y evitan las escorrentías acumulando agua de lluvia. Al fin y al cabo los animales forman parte de manera natural de todos los ecosistemas y toda granja debería aspirar a ser un ecosistema en sí misma.

“Una de las principales funciones del hígado es producir colesterol. No es que tu hígado quiera matarte, sino que la vida no es posible sin colesterol”

La tercera motivación más habitual en defensa del estilo de vida vegano o vegetariano es la “motivación nutricional”, es decir, la afirmación de que una dieta de estas características es más sana. Hoy en día todo el mundo “lo sabe”: La grasa animal es perniciosa para la salud porque aumenta el colesterol, y el colesterol es malo, muy malo. Los lectores de Blog Disidente ya saben que no todo el mundo piensa así. Keith no solo apunta al aporte de colesterol de los alimentos de origen animal como una ventaja, sino que menciona otras, como la disponibilidad de proteína de mejor calidad y más accesible, la presencia de abundantes vitaminas liposolubles (A, D y K2), y la propia grasa animal como nutriente esencial.

Y no solo es lo que una dieta con productos de origen animal aporta, también es lo que no aporta. No aporta azúcar en exceso (o almidones complejos, que acaban convirtiéndose en azúcares tras el proceso digestivo). Un exceso de azúcar en sangre provoca una emergencia metabólica, que tras años teniendo lugar varias veces al día (cereales para desayunar, pasta para comer, un bollo en la merienda y arroz para cenar) desemboca en numerosas enfermedades como la diabetes u otras enfermedades cardiovasculares.

libro

Si eres vegano o vegetariano, te pido que no tomes esta entrada como un ataque a tus valores. Tus valores y los de Keith o los míos  probablemente sean muy parecidos. Es más, si tomamos como base la ganadería industrial, las tres motivaciones “ética”, “política” y “nutricional” para adoptar una dieta vegana o vegetariana son totalmente válidas según la discusión anterior: Este tipo de ganadería es absolutamente inexcusable desde el punto de vista ético, consume enormes recursos y es un alimento poco recomendable desde el punto de vista de la salud. Pero, ¿cuál es la alternativa? ¿El cultivo masivo de cereales para alimentar al ser humano en lugar de a los animales?

En mi mundo ideal veganos y omnívoros lucharían mano a mano por una agricultura y una ganadería respetuosa con las plantas y con los animales, con el planeta entero y con todos los que habitamos en él. Dejemos de distraernos con discusiones como las que se escuchan y leen en estos momentos tras el polémico anuncio de la OMS que cataloga a la carne roja como “probablemente cancerígena”, sin importar la forma de crianza de los animales ni los aditivos que pueda contener, y centrémonos en lo realmente importante: Comida de verdad, tradicional, producida localmente mediante prácticas agroecológicas, sin procesar más allá de lo indispensable para conservarla o cocinarla. Sin etiquetas de ingredientes impronunciables ni envoltorios de llamativos colores.

Si después de leer esta entrada te apetece seguir investigando, tienes varias opciones. En primer lugar, puedes ver más abajo la entrevista con Lierre Keith realizada por Peak Moment TV, con subtítulos en castellano. Si después de ver el vídeo te sigues quedando con ganas de saber más, ¡estás de suerte! Afortunadamente El Mito Vegetariano está disponible en castellano, cosa poco habitual en la literatura relacionada. Todo ello gracias a Félix Leguizamón y su equipo de la editorial argentina Utopía Realizable. Echa un vistazo a este link para enterarte de cómo conseguir tu ejemplar estés donde estés, o escribe directamente a elmitovegetariano@gmail.com para informarte. Los que controléis el inglés podéis visitar directamente la página web de Lierre Keith.

Para terminar,  una nota de sincero agradecimiento al equipo de Peak Moment TV por proporcionarme la transcripción al inglés y darme permiso para añadir los subtítulos al vídeo. Way to go Robyn and Janaia!

Espero que disfrutéis de esta entrevista. ¡Difícilmente os dejará indiferentes!

brompies_415Este vídeo ha sido subtitulado con permiso de Peak Moment TV. Peak Moment TV es una serie independiente de televisión centrada alrededor de la problemática creada por el agotamiento de los combustibles fósiles y el cambio climático. Las creadoras del Peak Moment TV son Robin Mallgren (edición y rodaje) y Janaia Donaldson (producción y presentadora). Con casi 300 episodios rodados hasta la fecha, que han recibido más de 3 millones de visitas, Robin y Janaia intentan aportar una respuesta constructiva a la problemática actual en lo que se refiere al deterioro medioambiental, el agotamiento de los recursos naturales, y el cambio climático. ¡Desde aquí mi más sincera enhorabuena por su fantástico trabajo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Agricultura sostenible, Alimentación, Entrevista, Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

106 respuestas a El Mito Vegetariano, entrevista con Lierre Keith

  1. Javier Cabrera dijo:

    Querida Mónica, gracias una vez más por estos trabajos de documentación que desarrollas de forma tan impecable y eficaz y con tanto compromiso. Siento, cada vez que leo los descubrimientos que compartes con todxs, que sigue mereciendo la pena trabajar por la vida, seguir viviendo,eso siento y hacerlo alumbrado con la sabia luz de quienes han explorado la sinrazón de la incosciencia humana y de regreso alzan su voz para alertarnos, agitarnos pero animándonos y enseñándonos, es una gran fortuna que me rellena la esperanza. Gracias, muchas gracias.
    Un abrazo.
    Javier.

    • Querido Javi,
      Gracias por tus palabras, amigo! Me alegra que veas todo esto con optimismo, ciertamente es una información que se puede tomar de forma negativa, ya que hay muchas cosas de las que preocuparnos. Pero estoy contigo, mejor mirar hacia adelante con esperanza. Tú estás haciendo tu parte de regeneración de las tierras ibéricas, gracias por ello!!
      Un abrazo de corazón,
      Mónica.

  2. Pingback: El Mito Vegetariano, entrevista con Lierre Keith

  3. nani dijo:

    No sabia yo que los enormes campos de soja y maiz eran para los vegetarianos, y yo que pensaba que eran sobre todo para el pienso de la ganadería intensiva…
    En fín…

    • Hola Nani!
      Bienvenida a Blog Disidente y gracias por comentar! Estás en lo cierto, un gran porcentaje son para los animales, porque la mayoría de la población consume carne. Si la mayoría de la población fuera vegetariana, irían para la población directamente. De lo que se trata es de que el problema (al menos desde el punto de vista medioambiental) no está en comer animales o plantas, está en cómo estamos cultivando plantas y criando animales. Si todo el mundo deja de comer carne mañana y la alternativa es comer soja y trigo directamente, cultivado igual o no porque el cultivo de cereales SIEMPRE es poco sostenible, no habremos arreglado nada. La propuesta es ir a la raíz del problema.
      Un saludo cordial,
      Mónica.

  4. CarlosVR dijo:

    Menudas chorradas dice la tía. Por ejemplo lo de los sacos de abono ecológico q traen harina de huesos, pescado y sangre. Como si no se pudiese abonar con otra cosa, como compost vegetal o humus de lombriz.

    • Hola Carlos!
      Gracias por comentar! El compost vegetal a la larga y como abono único provocará carencias en las plantas, ya que no tiene suficientes minerales. Normalmente los productores utilizan otros insumos para abonar sus tierras, predominantemente el estiércol pero también subproductos de origen animal. No es imposible, pero es mucho más difícil si tienes que prescindir completamente de ellos. Respecto al humus de lombriz, hasta donde sé las lombrices se alimentan, entre otras cosas, de estiércol. El estiércol entonces proviene de animales que se crían para carne, huevos o leche. Al final el círculo se cierra con la muerte de algún ser vivo, eso es lo que Lierre nos quiere transmitir, que en la naturaleza las plantas se alimentan de los restos de los animales (el ejemplo de los sacos de abono está sacado de contexto, en su libro Lierre hace un análisis bastante completo de las fuentes naturales de potasio y fósforo).
      Si te puedo preguntar, ¿tienes huerto? ¿no usas estiércol?
      Saludos!
      Mónica.

      • nani dijo:

        ¿que carencias provocaría?

        • Hola Nani,
          Pues entiendo que podrían ser carencias en cualquier mineral (potasio, fósforo, zinc, magnesio, manganeso, etc), dependiendo de la composición de la materia compostada. No soy agrónoma ni bióloga, pero entiendo que en la naturaleza la materia orgánica que se descompone en el suelo es tanto animal como vegetal. Es el ciclo completo. Si la tierra produce alimentos y solo devolvemos una parte (porque nos hemos comido el resto), tarde o temprano habrá que reponer los minerales que le hemos quitado. La aplicación de estiércol humano también es posible y en algunas culturas (la china por ejemplo) se ha hecho de forma tradicional. Pero una vez aportado lo que desechamos a través de las heces, aun quedan minerales en nuestro cuerpo, que hemos tomado del suelo.
          De todos modos no es solo eso. Hay mucho más en la discusión “ética” de comer o no comer carne o productos de origen animal. La base del discurso de Keith es que aunque comamos solo vegetales, seguiremos matando otras criaturas (desde microscópicas hasta plantas, pequeños roedores que compiten por el alimento, y los ecosistemas que la agricultura destruye). Yo pienso que el que desee no comer animales está en su pleno derecho, pero es bueno disponer de toda la información y de varios puntos de vista.
          Saludos!
          Mónica.

          • Natalia Lopez Melendez dijo:

            Hola, el compost vegetal no genera carencias minerales en los huertos.
            Me dedico a la agricultura ecológica desde hace casi veinte años, y llevo 24 vegetariana. Me ha parecido muy interesante lo que el libro expone, porque son cosas que cuando trabajas con la naturaleza las vas viendo y pensando, y es cierto que muchas veces parte del discurso vegano me ha parecido fuera de la realidad. O más bien, un discurso hecho desde la ciudad, sin el verdadero contacto con la realidad de la naturaleza y la agricultura. Eso no significa que el discurso convencional sobre que “hay que comer carne”, sin preocuparse de cómo ni dónde se produce me parece mil veces más ignorante y dañino que el veganismo. También creo firmemente que se puede estar sano sin comer carne, ya que yo lo estoy y llevo todo este tiempo sin comerla. Pero también se puede estar sano comiendo carne de ganadería ecológica de manera moderada,
            Volviendo al tema del compost vegetal, casi nadie lo usa porque para producirlo tienes que plantar un 60% de tu huerto con cereales y leguminosas. O sea, hace falta mucha materia vegetal para generar el compost que se necesita para cultivar. Digamos que si tienes 1000 metros de terreno y quieres dedicarlo a huerto, puedes usar sólo 400m para el huerto y los otros 600 tienes que usarlos para plantar cereal (como otro 60% aprox de este espacio) y leguminosas (un 40% de este 60% total). Lo bueno de esto es que el grano de cereal te lo puedes comer, ya que se usa la paja para el compost. La leguminosa no (habas, por ejemplo), ya que hay que cortarla verde para hacer el compost.
            El tema es que casi nadie hace esto de dejar parte de su tierra para el cultivo de materia orgánica, porque es mucho más barato y fácil usar el estiércol de los ganaderos de la zona. Por ahora hay mucho estiércol y es barato (porque la agricultura convencional no usa estiércol, sino abonos químicos), pero si de repente toda la agricultura se convirtiera en ecológica habría una escasez enorme de materia orgánica, y los agricultores pagarían mucho más por el estiércol (y probablemente no alcanzaría, aunque no tengo datos). Porque además en agricultura ecológica sólo está permitido el estiércol de animales que estén estabulados sólo por la noche. No es posible salir a buscar al campo el estiércol de los animales, los que pastan en las praderas, hay que sacarlo de establos, donde los animales han estado encerrados, y en la ganadería ecológica no se les permite esto salvo por la noche o en situaciones puntuales de mucho frío.
            Si se quiere saber más sobre el compost vegetal hay un grupo de gente que lleva más de 40 años investigando el tema, sobretodo cuánto es el menor espacio necesario para producir todo el alimento para una persona, con métodos ecológicos, sin maquinaria, y produciendo dentro de la finca todo el abono necesario. También tienen cálculos con animales, pero se necesita muchísima más tierra entonces. No es que no se pueda, o que uno sea mejor a priori, depende dónde se esté y cuáles sean los valores y prioridades de cada uno.
            Se llama Método Biointensivo, están en california.
            Es gracioso esto de que se arman discusiones donde parece que tenga que ser una u otra cosa, lo bueno o lo malo, yo no lo creo. Creo que la naturaleza es vasta y diversa, y es verdad que la vida se genera de la muerte y que todo forma parte de un mismo ciclo, pero también se genera de la muerte de los vegetales. Por supuesto que para que esto se produzca es indispensable que haya una vida animal en el suelo, una microfauna e insectos que hagan el trabajo de transformación de la materia orgánica. Sea vegetal o proveniente de animales mayores. Y el humus de lombriz es lo mismo, puede salir de desechos vegetales ó de estiércoles, el tema es que se consiguen más fácil y baratos estiércoles de ganado que desechos vegetales para ellas.
            Yo creo que para la vida en general, es mejor algo de carne de pasturas si lo comparamos con la producción industrial de soja o maíz, que es mucho más destructiva sin duda. Pero la ganadería convencional es lo más destructivo que hay, porque si esta no existiera no se plantaría ni la mitad del grano que se planta, ya que no se lo venderían a nadie.
            Bueno, siendo vegetariana, me parece muy interesante el libro, y concuerdo con algunos de los planteamientos, y con el hecho de que todo es mucho más complejo de lo que parece, no es fácil decir blanco o negro.
            Una de las cosas que no queda clara en el post, cuando se hace la comparativa entre el espacio necesario para producir el cereal para alimentar directamente personas ó animales que luego alimenten a personas, y se dice que los animales no deberían ser alimentados con cereal (lo cual es cierto), eso no quita que igualmente el cálculo en extensión de lo que una persona necesita (vegana), y lo que un animal necesita (aunque esa tierra tenga pastos y no cereal) para alimentar a una persona sea mucho mayor. Con esto quiero decir, en un mundo donde cada vez somos más, y la tierra fértil por persona es cada vez menos, ese cálculo es necesario hacerlo, ya que hay zonas en donde o se usa la tierra para cultivar alimentos para humanos ó se usa para pasturas, y este tipo de dieta con carne necesita de mucho más espacio que sin ella. El tema, creo, además de cómo se produce, es la cantidad de lo que se consume (de carne y derivados), que debe ser poca.
            Creo que la única forma en que podremos seguir adelante es cambiando nuestra forma de hacer agricultura y ganadería, ya que es probablemente la actividad más dañina hoy en día.
            Muchas gracias por el blog y por los datos sobre el libro

            • Cris dijo:

              Hola. cito “se puede estar sano sin comer carne, ya que yo lo estoy y llevo todo este tiempo sin comerla.” No creo que puedas estar sana con dieta exclusivamente vegetariana. Biológicamente es imposible. O eres alienígena, te suplementas (lo que no tendría ningún sentido como estrategia evolutiva) o tienes problemas subyacentes aún no detectados o que no los declaras. Si me dices que tus hemogramas dan equilibrado, recuerda que muchos vegetales influyen en dar indicadores “falso-positivo” por ejemplo la espirulina que tiene una B12 falsa pero que en exámenes de B12 el hemograma sale como positivo. Etc.

              Aquí hay una crítica a la defensa moral del veganismo. No se puede ser 100% vegetariano. ES IMPOSIBLE. https://t.co/bQL11FbM4K

              Dice que las Plantas se alimentan de todo tipo de animales, desde bacterias a mas.
              También dice que las Plantas aparte de tener nuestros mismos 5 sentidos, tienen otros 20 más. O sea las Plantas tienen 25 sentidos; tienen un sistema de proceso de información hormonal igual a la red neural de los animales (Humanos somos animales) y muestran autoconciencia e intencionalidad. Mira tú. Se comunican entre ellas, recuerdan, reconocen a sus familiares y diseñan estrategias de defensa en conjunto expeliendo sus armas químicas desarrolladas desde cientos de millones de años antes que apareciera el primer simio antecesor de nuestra especie. Cuando son hervidas o cortadas en una cocina gritan de dolor junto con sus compañeras que esperan el mismo final. Son mutiladas VIVAS por los veganos (y por nosotros los omnívoros). Recordar que los vegetales desde que son retirados desde la chacra tienen una sobrevida que depende de lo bien que la mantenga hidratada el humano transportista, almacenero y consumidor final.

              • Óscar M. dijo:

                Sin embargo, el biólogo Daniel Chamovitz (Ph. D) “What a plant knows” argumenta que las plantas no sienten dolor, porque no tienen nociceptores, receptores del dolor; ni obviamente corteza prefrontal que procese pensamientos que le generen un estado emocional de sufrimiento; pero sí son seres conscientes, y responden a estímulos mecánicos.

                Aquí lo explica:

            • Cris dijo:

              Stefano Mancuso: inteligencia real

              Mancuso es director del Laboratorio Internacional para la Neurobiología de las Plantas de la Universidad de Florencia, Italia.

              “Estamos convencidos de que las plantas son inteligentes y tienen capacidades cognitivas, por eso usamos técnicas y métodos que normalmente se emplean para estudiar las habilidades cognitivas de los animales.”

              “Tratamos a las plantas como objetos inanimados que están allí para nuestro uso.
              Pero no las hemos tratado con el respeto que se le debe a un ser sensible.”

              http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151124_plantas_inteligencia_lp

    • sancha dijo:

      El humus tiene lombrices, son animales ergo igual matas animales para comer

  5. Bego dijo:

    Cierto.Yo he conocido caserios sostenibles con 4 vacas en el establo y una huerta donde ademas de frutas y verduras,se cultivaban remolachas y otros sobrantes para las vacas.Con esto y un gallinero vivian bien 6 personas.Los trabajos de limpieza de bosques y caminos—las cosechas de castañas,nueces,etc se realizaban con fiestas y celebraciones en comun de todos los vecinos..Todos se ayudaban.
    El COMO es lo importante.Nada que ver con las explotaciones de vacas hacinadas,su abominable alimentacion,la proliferacion de agentes estatales,farmacos y demas ….Esta es la cuestion.

  6. isodema dijo:

    Bueno esto solo refuerza lo que yo pienso. No hay que llevar todo a los extremos. Una cosa es exterminar animales por.el amor.al arte, otra es alimentarse de ellos. Claro que la manera en la que son sacrificados no es la mejor desde luego. Antiguamente se mataba un conejo los domingos, y un cerdo al año. Hoy somos millones a comer carne. Luego cada uno es libre de comer lo.que quiera, pero si es verdad y estoy convencida de ello que no somos carnivoros, no estamos preparados para comer tanta carne. Yo soy vegetariana por salud. Porque mi cuerpo me lo pedia, y estoy mucho mejor. Eso no quiere decir que no me den pena como se sacrifican a los animales para su venta. Y es eso lo que habria que controlar. Tambien pienso que en cierta medida Dios nos puso animales de granja para algo. Lo que pasa que hemos.abusado de ello. Y esta en nuestra consciencia ver lo evidente. Yo no tomo soja, primero porque la del mercado eata adulterada y al final nos afecta al estomago. Casi todo es consumismo puro y duro. De verdad se necesitan tantos productos para alimentar nuestro cuerpo??? Lo dudo, si vieramos los intereses comerciales no estariamos asi. Y si volvieramos a las cocinas, nos evitariamos muchos gastos y derroches naturales.

    • Hola isodema!
      Gracias! Tu comentario es muy sabio, volver a las cocinas es taaaaan importante. Yo creo que hemos abusado de todo, animales y vegetales. En la manera de criarlos/cultivarlos y en la manera y cantidad que los comemos. Mi abuela lo decía, “en el medio está la virtud”.
      Saludos!
      Mónica.

  7. nani dijo:

    Recomiendo el documental Cowspiracy

  8. victor dijo:

    Hola, una dieta vegetariana responsable implica disciplina y conocimiento de causa para poder adquirir todos los nutrientes necesarios mediante una correcta combinación de alimentos de origen vegetal. Es verdad que la carne aporta proteína completa, pero una adecuada combinación de alimentos de origen vegetal aporta igualmente todos los aminoácidos que conforman una proteína completa. Además los ácidos grasos no son exclusivos de los alimentos de origen animal, también los encontramos en semillas y frutos secos. Si después de llevar una dieta vegetariana se sufre un deterioro en la salud, seguramente se debe a una incorrecta alimentación vegetariana. Estamos rodeados de personas que durante muchos años han llevado este tipo de dieta y gozan de equilibrio físico, mental y emocional.

    Por otro lado, también los desechos orgánicos de origen vegetal aportan los minerales necesarios para favorecer el crecimiento y desarrollo de las plantas. No es verdad que se necesiten abonos de origen animal para este fin.

    Resulta utópica la idea de poder satisfacer la demanda cárnica mundial abandonando los métodos industriales, sin embargo, con las distintas alternativas de producción de alimentos vegetales se puede hacer frente a las necesidades de alimentación global.

    Encuentro este artículo carente de fundamentos serios y un tanto desinformante.

    Saludos

    • Hola Víctor!
      Gracias por tu extenso y elaborado comentario.
      Tengo una duda, cuando hablas de dietas vegetarianas, ¿te refieres a una alimentación con huevos y/o lácteos o a una alimentación sin ningún alimento de origen animal?
      Si se trata de lo primero, estoy de acuerdo contigo en que se puede llevar ese tipo de dieta y gozar de muy buena salud, en todos los casos. En el caso de las dietas veganas tengo mis dudas, aunque también es cierto que a algunas personas les funciona. Sin embargo, creo que hay muchas a las que no y entonces cabe preguntarse si quizás no todos tenemos los mismos requerimientos. Al menos creo que deberíamos contemplar esa posibilidad.
      Sigo pensando lo mismo respecto al abonado de las tierras. Si solo aportamos parte de lo que les quitamos, a la larga se manifestarán carencias en la tierra. Luego está el tema de la labranza necesaria para cultivar cereales y leguminosas a una escala apreciable. Es una práctica muy negativa para la tierra, al exponer el suelo a los elementos. Daren Doherty, el permacultor autraliano, dice “tu puedes elegir ser vegetariano, pero la naturaleza no lo es”.
      Insisto, esta es la base de la argumentación de Lierre. Cada uno puede elegir la dieta que mejor le vaya a nivel personal. Si alguien no se siente cómodo alimentándose con animales, no tiene por qué hacerlo. Pero argumentar que no comer animales es mejor para el medio ambiente creo sinceramente que no es cierto. Mi humilde opinión es que para integrarnos con la naturaleza debemos seguir sus patrones.
      Es muy posible que las demandas globales de carne no puedan ser satisfechas, pero también es posible que las demandas globales de vegetales no puedan serlo tampoco. ¿A qué alternativas de producción de vegetales te refieres? Yo con las alternativas a la producción industrial de carne me refiero a las propuestas de Allan Savory (manejo holístico), Joel Salatin (ganadería sobre pastos, permacultura y apilamiento de especies), Luiz Carlos Pinheiro (Pastoreo Racional Voisin). Te pongo algunos enlaces por si te interesa:
      Manejo Holístico:


      Joel Salatin:
      https://blogdisidente.com/2013/02/07/confesiones-de-un-granjero-lunatico/
      https://blogdisidente.com/2013/02/08/confesiones-de-un-granjero-lunatico-parte-2/
      https://blogdisidente.com/2013/02/10/confesiones-de-un-granjero-lunatico-parte-3/
      PRV:


      Un saludo!
      Mónica.

      • nani dijo:

        Yo como Matias Prats, ‘permítame que insista…”. Dedica un ratillo a ver Cowspiracy, puede que te cambie la visión sobre alimentación y medioambiente. Y cuando viajes por los páramos castellanos y veas campos de maíz interminables, recuerda que no es para comerlo en ensalada.

        • Hola Nani!
          Lo haré, tranquila, siempre intento contrastar puntos de vista.
          Soy la primera en denunciar el uso de cereales en la alimentación animal. No hay nada que defender en esa práctica.
          Saludos!
          Mónica.

        • Hola de nuevo, Nani!
          Ya he visto el docu. No puedo decir que haya cambiado mi opinión. Pero solo porque tengo información que no aparece reflejada por ningún sitio en Cowspiracy. El documental puede ser muy convincente si solo tienes esos datos. Es lamentable que el autor no haya querido indagar más en el tema de la crianza en pastos. Su conclusión de que la ganadería en pastos es más dañina que la ganadería industrial es una falacia de dimensiones descomunales, y el tratamiento que hace del trabajo de Savory para mí es una evidencia de que no ha querido ver más allá. Lo único que dice de Savory, al que dedica como mucho 2 minutos, es falso (su decisión de matar miles de elefantes se basaba en las conclusiones aceptadas por la comunidad científica, no en una idea feliz suya, y él mismo lo califica como el mayor error que cometió en su vida). De hecho estoy escribiendo una entrada dedicada a este documental porque creo que es importante analizarlo con detalle.
          Saludos!
          Mónica.

          • Javier dijo:

            Hola. Me gustaría saber como va esa entrada dedicada a este documental, pues me interesa mucho. He puesto que me notifique los comentarios por e-mail, así que si lo indicas aquí, me enteraré en su momento. Un saludo y gracias por tu labor.

            • Hola Javier!
              Pues aun no he tenido tiempo para escribirla pero sigo con la intención de hacerlo. Si te suscribes al blog la recibirás cuando esté lista 🙂
              Saludos!
              Mónica.

      • victor dijo:

        Hola Mónica

        Comparto contigo varios puntos de vista, en particular la necesidad de abordar una distinta forma de producir alimentos, ya sea de origen animal o vegetal.

        Esencialmente con lo que no estoy de acuerdo es con los argumentos a nivel de nutrición, respondiendo a tu pregunta respecto a qué me refiero con dieta vegetariana, la verdad creo que no importa, sea ovo-lacteo o vegana, se puede lograr un balance nutricional excepcional, esto no es un mito, conozco familias que lo han hecho por varias generaciones. Y sin temor a equivocarme, un deterioro en la salud estará siempre más relacionado a una dieta carnívora que a una dieta vegana balanceada. se que aún no hay conclusiones contundentes, pero hay que estar al pendiente de las distintas investigaciones que se están desarrollando actualmente entorno a la relación que pueda existir entre el consumo de carne y el origen de cáncer.

        Finalmente soy creyente de la libertad de elección en la alimentación y de la tolerancia. Y siempre es bueno el debate, pero es inevitable apreciar el tono descalificante con el que planteas la discusión.

        Saludos

        • Hola Víctor!
          Me alegro de que estemos de acuerdo en la importancia de cómo se producen los alimentos. Creo también que la diferencia de opiniones es sana, como lo es también el debate. Por eso agradezco tus comentarios y los de todos los que han dedicado unos minutos para leer la entrada, ver la entrevista, y comentar aportando sus opiniones.
          También me gustaría decirte que mi intención no era descalificar nada, todo lo contrario. Siento que lo hayas entendido así y te pido disculpas.
          Un saludo cordial!
          Mónica.

        • Cris dijo:

          Hola. La Doctora Georgia Ede, en su sitio Diagnosisdiet.com, prueba irrefutablemente con análisis y evidencia científica masiva, la nocividad de alimentarse solo con vegetales. Los que, a todo esto, tienen tantas o más capacidades cognitivas que los mamíferos, aves y peces de los que nos alimentamos los omnívoros.

          • Hola Cris!
            Gracias por aportar a la discusión con el link a la web de la doctora Ede. No la conocía y he consultado el apartado dedicado a las dietas veganas (http://www.diagnosisdiet.com/diet/vegan-diets/). Me ha parecido que su punto de vista es bastante equilibrado, sin decir (al menos en este artículo, no he tenido tiempo de mirarme el blog con mucho detenimiento) que las dietas veganas sean nocivas. Lo que dice es que muchos de los beneficios que se les atribuyen provienen de “variables ocultas” (no fumar, hacer ejercicio, evitar el alcohol y los carbohidratos refinados), y que los veganos tienden a tener deficiencias en las vitaminas B12, B6 y D (que seguro que no son positivas para la salud), que se pueden compensar con una buena planificación y suplementos. Me ha parecido muy buena web y la investigaré con más detalle. En todo caso, si pudieras proporcionarme el link a alguna entrada más en este blog referida al tema del veganismo y su nocividad te lo agradecería.
            También creo que las plantas también son seres vivos y merecen vivir igual que cualquier otro ser, y que sus capacidades cognitivas probablemente sean mucho mayores que las que normalmente se les atribuyen.
            Gracias de nuevo y un saludo!
            Mónica.

            • Cris dijo:

              Hola, documentación acerca riesgos del veganismo para la salud humana.
              La dieta vegetariana deja secuelas irreversibles:
              https://actualidad.rt.com/ciencias/200094-comida-carne-vegetarianos-salud
              La Tiendita del Horror. Riesgos y beneficios de comer plantas. Georgia Ede. Discurso expuesto en Harvard.

              Are vegetables really good for us?
              Do we need vegetables in our diet?

              La Dra. Ede, así como otros como Robb Wolf y Dr. loren Cordain, plantean que durante millones de años comimos grasas, carne e interiores de animales y también ciertos vegetales silvestres, cuyas toxinas (de los vegetales; la carne y grasa animal NO tienen Toxinas) nuestro organismo logró manejar. PERO, los vegetales que surgieron desde la revolución agrícola hace 10000 años no podemos manejar sus toxinas: plantas muy tóxicas como el Brocolli, almidones, legumbres, granos, fructosa, lactosa, semillas a destajo, azúcar, este último aparecido hace circa un siglo…. Es fatal. Todos estos productos agrícolas estarían siendo responsables de la decadencia de la salud de los occidentales, además de la presencia masiva en nuestra dieta de sales, preservantes, edulcorantes, saborizantes, dulcificantes, etc., etc. Chatarra que desencadenan innumerables problemas a la salud humana.
              http://www.diagnosisdiet.com/food/vegetables/
              No existe prueba científica alguna que pruebe que la carne provoque cancer o enfermedades cardíacas. Dra. ede.
              http://www.diagnosisdiet.com/red-meat-and-cancer-a-holiday-poem/?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=SocialWarfare

              Tengo mucha más información que te compartiré si quieres. Slds.

    • Pues sí que te escoges mal lo que lees, chacho. Y en menudos blogs que posteas…
      Ah, y estoy de acuerdo en lo de desinformarte.
      Vos primero que luego si eso, ya voy yo.
      Dame una j, dame una a, dame una b, dame una u, dame una g y dame una O!
      JAAABUGOOO!

      • Hola!
        Gracias por comentar! No te he baneado (ni a ti ni a nadie más) porque sigo la máxima de publicar todos los comentarios independientemente de si lo que expresan está de acuerdo o no con lo que publico. La verdad es que en tu caso no sé muy bien qué opinión expresas 😀
        En cualquier caso, saludos!
        Mónica.

  9. Sergio dijo:

    Hola a todos.
    Por una parte me gustaria argumentar que el tema de comer o no animales no lo veo de cara a mi beneficio particular, para mi es un tema de igualdad. Yo tambien podria tener un exclavo y seguramente mi esperanza de vida creceria, pero no lo hago. No entiendo como con el pretexto de el nitrato del suelo podemos anteponer la crueldad y asesinato de animales para nutrir nuestro suelo. Lo nutririamos con humanos??? Nunca, asi que porque hacerlo con animales. A eso se le llama especifismo. Por otra parte no creo que es Lierre keith tenga mas requerimientos alimenticios que este deportista( https://es.wikipedia.org/wiki/Patrik_Babounian ). Para ser vegano hay que comer muy bien y variado pero desde luego que es podible hacerllo sin problemas. Si comemos basura sea del tipo que sea enfermaremos sin duda, ya sea carne o lechugas. Y para terminar a nivel nutritivo incluso los defensores expertos de paleodieta estan deacuerdo que las partes mas interesantes a nivel nutritivo de la carne son los organos y visceras, lo unico que con un problema: Tienen que ser ecologicas ya que si comemos en abundancia visceras no eco seguro que enfermaremos gravemente y por otra parte tienen que se crudas ya que al cocinarlas pierden casi todo su valor nutricional. Os animo a comeros un corazon o un higado de un caballo crudo ya que es muy nutritivo. Nadie lo haria, ni nadie lo hara. Cada dia en el primer mundo mueren cientos de de personas por canceres directamente relacionados con una MALA ALIMENTACION no una alimentacion vegana. Los animales son nuestros iguales ( con sus diferencias) y tendremos que tratarlos como a tales tarde o temprano. Seguro que nuestro perro mascota a nivel nutricional es mas sano que el cerdo que esta en un matadero pero nunca lo matariamos ni torturariamos porque sentimos empatia por el. Solo es cuestion de ampliar el punto de mira y no mirar con lupa todo para seguir tarturando y asesinando sin sentido a: 60 mil millones de animales al dia para la alimentacion omnivora en el primer mundo.

    • Hola Sergio!
      Gracias por comentar y bienvenido. Estoy de acuerdo en que bajo la suposición de que no necesitemos comer carne, parece buena idea evitar todo el sufrimiento posible. Es un pensamiento muy noble. Pero tiene dos pegas:
      1) Que, aunque no estés de acuerdo, está por ver que todos podamos ser veganos sin incurrir en problemas de salud a la larga (y eso incluye nuestra capacidad de reproducirnos y los efectos sobre el feto y el niño). No sé si conoces los experimentos de Pottenger con gatos, donde se observó que las deficiencias nutricionales se acentuaban con cada generación de gatos desnutridos, hasta llegar al punto de la infertilidad. Aunque haya personas que funcionen bien con esta dieta, no podemos descartar que otras no. Al fin y al cabo hemos evolucionado comiendo carne, que contiene multitud de nutrientes esenciales. ¿Por qué se escucha tan a menudo que algunos lo intentan y no les funciona? Si hay que ser un experto en nutrición (y mucho me temo que suplementos) para seguir esta dieta, ¿no será que no es la dieta que debemos seguir?
      2) Aunque no comas animales, la práctica de la agricultura, con los nitratos y todo lo demás, destruye ecosistemas enteros. ¿Acaso eso no es importante? Que no lo veas y que no sea tan evidente porque no hay sangre de por medio no quiere decir que no esté ocurriendo.
      Yo respeto la decisión de todo aquél que decida no comer carne. Pero me niego a calificar el satisfacer mis necesidades vitales de “crueldad y asesinato”. Lo que es cruel es la ganadería Y LA AGRICULTURA industriales. Ambas. Si estuvieras en lo cierto, entonces todos estamos aquí gracias a la crueldad de nuestros antepasados. También me niego a calificar de crueles a mis antepasados. Prefiero honrarles aprendiendo de las maravillosas tradiciones que hemos heredado (y no me refiero a prácticas verdaderamente crueles, me refiero a la sabiduría que se transmitía de generación en generación sobre la preparación de los alimentos y muchos otros conceptos imprescindibles para la supervivencia antes de la era moderna).
      Creo que esta visión de crueldad y asesinato es lo que realmente me molesta del movimiento vegano. Porque es un juicio hacia los demás. No hay superioridad moral en negarse a comer animales cuando las especies salvajes se exterminan gracias a la agricultura y a tantas otras actividades humanas de las que seguro que la inmensa mayoría de los veganos forman parte (urbanización, transporte, fabricación de bienes, etc).
      Salud y gracias de nuevo!
      Mónica.

    • Gloria Lopez dijo:

      Te cuento no soy vegana, ni vegetariana y tampoco carnívora, trato de tener balance en mi alimentación, un pedazo chico de carne algunas veces es suficiente para mí, pero conozco algunas sociedades que abusan de la carne y ese es en gran medida parte del problema, pero, mi pensamiento es: ACASO NO SON LAS PLANTAS SERES VIVOS? Acaso también no nos alimentan cuando los agarramos y Tomamos sus nutrientes cuando los comemos? No? Por el solo hecho de que no escuchemos sus gritos desgarradores cuando les arrancamos las raíces del suelo, cuando les desmembramos y les arrancamos sus hojas, sus frutos, sus semillas, cuando con un cuchillo les partimos en pedacitos y no nos escandalizamos cuando vemos su sangre ROJA porque es VERDE, porque no vemos sus lágrimas porque todo en ellas es a un nivel pequeño, diminuto, microscópico y nosotros NO lo podemos percibir entonces eso no es crueldad? a largo plazo depender de solo cultivos va a destruir el BALANCE Natural de la Tierra, Veganos y Carnívoros tienen la Razón, Veganos y Carnívoros están Equivocados, la Clave es encontrar el BALANCE y el EQUILIBRIO para poder sobrevivir.
      Y Mónica lo que dices es racional, estoy contigo!

  10. Aniceto dijo:

    Cowspiracy debería llamarse Conspiracion Vegana. La manipulación que hacen de Savory, lamentable

    • Hola Aniceto!
      Gracias por comentar! Tengo que ver la película, aun no lo he hecho. Por lo que he podido deducir argumentan en contra de la ganadería en pastos, no? Bueno, cuando la vea daré mi opinión por aquí.
      Saludos!!
      Mónica.

    • Hola Aniceto!
      Bueno, ya la he visto. Estoy de acuerdo contigo, el tratamiento del trabajo de Savory es parcial, sensacionalista, y parece una demosración de que cuando encontró algo que podía desmontar su teoría, el autor decidió pasar por encima con prisas. Está bien tener opiniones diferentes, debatir, pero siempre con honestidad. Lo que Cowspiracy hace con Savory no me parece honesto.
      Salud!
      Mónica.

  11. Roger dijo:

    Proverbio inglés:
    Sin pasto no hay ganado, sin ganado no hay estiercol, sin estiercol no hay cultivo, sin cultivo no hay vida.

    • Hola Roger!
      Un placer verte de vuelta en BD! Creo que esta es la clave, y la mayoría de la gente no lo entiende por la desconexión con el mundo rural y la producción de alimentos. Tampoco ha comentado nadie sobre lo que Lierre comenta en la entrevista, que la producción masiva de cereales no tiene que ver con la industria cárnica directamente, sino con otros intereses. Me pregunto qué pasaría con todos los cultivos si el consumo de carne disminuyera drásticamente. ¿Biocombustibles? ¿Tofu? ¿Seitan?
      Un abrazo compañero,
      Mónica,

  12. Gloria Lopez dijo:

    Acaso no son las plantas seres vivos? Balance es la clave!

    • Hola Gloria!
      Lierre hace un análisis profundo de este tema también. Ciertamente te da que pensar. Según ella, nuestra visión antropocéntrica nos hace valorar más la vida de los seres que se parecen más a nosotros. Parece como si tener cara y ojos te pusiera más “arriba” en la jerarquía de la vida. Lierre argumenta que el ser humano no está arriba en la cadena alimentaria, sino que forma parte de un círculo. ¿Acaso no nos comerán a nosotros cuando muramos?
      Y como te descuides y te quedes dormido o te desmayes en el gallinero o en la pocilga de los cerdos, ellos no tendrán ningún problema en devorarte. He visto a mis gallinas comerse unas a otras si una de ellas muere en el gallinero. No las culpo por ello. En la naturaleza todo se aprovecha.
      Saludos!!
      Mónica.

      • Gloria Lopez dijo:

        Gracias Mónica, no soy vegana, ni vegetariana y tampoco carnívora, trato de tener balance en mi alimentación, un pedazo chico de carne algunas veces es suficiente para mí, pero conozco algunas sociedades que abusan de la carne y ese es en gran medida parte del problema, pero, mi pensamiento es: ACASO NO SON LAS PLANTAS SERES VIVOS? Acaso también no nos alimentan cuando los agarramos y Tomamos sus nutrientes cuando los comemos? No? Por el solo hecho de que no escuchemos sus gritos desgarradores cuando les arrancamos las raíces del suelo, cuando les desmembramos y les arrancamos sus hojas, sus frutos, sus semillas, cuando con un cuchillo les partimos en pedacitos y no nos escandalizamos cuando vemos su sangre ROJA porque es VERDE, porque no vemos sus lágrimas porque todo en ellas es a un nivel pequeño, diminuto, microscópico y nosotros NO lo podemos percibir entonces eso no es crueldad? Conciencia señores! a largo plazo depender de solo cultivos va a destruir el BALANCE Natural de la Tierra, Veganos y Carnívoros tienen la Razón, Veganos y Carnívoros están Equivocados, la Clave es encontrar el BALANCE y el EQUILIBRIO para poder sobrevivir.

  13. Objetivamente los veganos,lo quieran ellos o no, son el nuevo agente de las multinacionales de la alimentación. No dudo de la buena voluntad de los veganos en general. Se meten en los medios de comunicación con una facilidad sospechosa cosa que la agricultura regenerativa no suele poder hacer. Ya sabemos de quien son los medios. Era ya demasiado para las multinacionales. ya se habla de productos ecológicos por todos lados, tienen que pararlo. Y un buen metodo es desviar la atencion hacia esta nueva religion del maltrato animal, que esta atrayendo a mucho teeneger, así no se habla de que nos están envenenando. Por cierto ese renombrado video de Cowspiracy, no habia visto cosa mas rastrera y manipuladora hace tiempo (salvo las ruedas de prensa del PP), como informan de Savory es indignante

    • Hola Aniceto!
      Perdona que haya dejado tanto tiempo este comentario sin contestar. Creo que discrepo en parte con lo que dices (solo en parte). Pienso que se puede ser vegano sin que la industria te utilice. Pero hay que currárselo, como todo. No vale si sigues comprando en el súper.
      Saluditos!
      Mónica.

  14. Marian Lohengrin dijo:

    Pues yo prefiero seguir “matando” manzanas y tomates que vacas y cerdos. El sufrimiento producido a los animales antes y en el momento en que son sacrificados no se puede justificar con nada.

    • Hola Marian!
      Gracias por compartir tu opinión. Está claro, cada uno está en su derecho de elegir lo que quiere comer. Faltaría más.
      Un saludo cordial,
      Mónica.

    • Gloria Lopez dijo:

      Marian, no soy vegana, ni vegetariana y tampoco carnívora, trato de tener balance en mi alimentación, un pedazo chico de carne algunas veces es suficiente para mí, pero conozco algunas sociedades que abusan de la carne y ese es en gran medida parte del problema, pero, mi pensamiento es: ACASO NO SON LAS PLANTAS SERES VIVOS? Acaso también no nos alimentan cuando los agarramos y Tomamos sus nutrientes cuando los comemos? No? Por el solo hecho de que no escuchemos sus gritos desgarradores cuando les arrancamos las raíces del suelo, cuando les desmembramos y les arrancamos sus hojas, sus frutos, sus semillas, cuando con un cuchillo les partimos en pedacitos y no nos escandalizamos cuando vemos su sangre ROJA porque es VERDE, porque no vemos sus lágrimas porque todo en ellas es a un nivel pequeño, diminuto, microscópico y nosotros NO lo podemos percibir entonces eso no es crueldad? Conciencia señores! a largo plazo depender de solo cultivos va a destruir el BALANCE Natural de la Tierra, Veganos y Carnívoros tienen la Razón, Veganos y Carnívoros están Equivocados, la Clave es encontrar el BALANCE y el EQUILIBRIO para poder sobrevivir.

      • Sergio dijo:

        Desde luego que si Gloria. Tienes toda la razon, voy a formar un grupo en apoyo al sufrimiento mundial del mundo vegetal. Si en el fondo no tenemos corazon, pobre brocoli, casi me pongo a llorar al verlo cocerse a fuego lento, o cuando despellejo y fileteo sin piedad esa pobre cebolla. Dios mio gracias por abrirme los ojos. A partir de ahora solo llamare a mi veterinario para que viole vacas para que tengan terneros con una enseminacion artificial para asi poder beber leche y cuando nazca su bebe lo robare de su madre para hacerlo trozos para comermelo tan ricamente. Y sobre todo sin ningun tipo de peso en mi conciencia.

        Como decia mi abuela: Para mear y no echar gota.

      • Marian Lohengrin dijo:

        Gloria, ten en cuenta que cuando comemos una manzana no estamos matando el árbol. El comer frutas, frutos y semillas no provoca sufrimiento a la planta puesto que se iban a desprender y caer de todas formas llegado su punto de madurez, y la planta sigue viva. Y en el caso de las semillas, por ejemplo el trigo, se recolecta cuando la planta ya está seca, muerta. ¿Y la lechuga qué? Pues lo ideal sería tener una huerta a mano e ir cogiendo las hojas sin tener que arrancar la planta de golpe, pero de momento eso es una utopía, así que prefiero seguir comprando lechugas, espinacas y acelgas en vez de filetes de ternerito.

  15. casdeiro dijo:

    Gracias por darnos a conocer este trabajo de Lierre, a quien ya conocía por su actividad junto a Derrick Jensen en Deep Green Resistance.

    Lo que me llama la atención es que en ningún momento del artículo se aborda la cuestión, para mí fundamental, de la cantidad. Es decir, que hay una diferencia radical entre comer carne “de vez en cuando”, como hacían las generaciones anteriores y muchos pueblos que aún mantienen su cultura tradicional, y comer carne prácticamente todos los días, como sucede hoy en cada vez más países.

    Tampoco se diferencia entre tipos de carne, es decir, entre tipos de animales, y sobre la cuestión de encargarnos personalmente de su crianza y de su sacrificio, que para mí es un factor también muy importante a la hora de establecer el grado carnívoro de nuestra dieta.

    • Hola!
      Es cierto, el tema de la cantidad de carne consumida no se aborda en esta entrada. La verdad es que no tengo una opinión muy definida al respecto. Por un lado, creo que en nuestra cultura abusamos de excesos en muchas cosas, la carne es una de ellas. También abusamos de los alimentos procesados, del azúcar, del alcohol y de tantas otras cosas que no son alimentos. Somos una cultura que derrocha continuamente comida, combustibles, energía, envoltorios, productos químicos, la lista es interminable. Por eso creo que el debate de la cantidad de carne ha de englobarse en conjunto. Yo cuando defiendo el consumo de carne como un alimento sano no estoy pensando en engullir medio kilo de carne al día, ni siquiera en comerla todos los días necesariamente. Realmente hace falta poca cantidad de comida, y en particular de carne, para gozar de una buena salud. También dependerá del momento en la vida de cada uno (infancia, adolescencia, embarazo, lactancia, etc), y de la actividad física. La idea que más sentido tiene para mí es que el consumo de un alimento u otro depende mucho del lugar donde vivimos, o mejor dicho de su clima. Es cierto que antiguamente en España se comía mucha menos carne, pero estamos hablando de tiempos muy difíciles donde había escasez de todo. Hay culturas (por ejemplo los pueblos masai o inuit) donde el consumo de productos de origen animal ha sido dominante, otras en las que no (los indios por ejemplo). No soy experta en este tema pero en líneas generales esto es lo que pienso. Ahora no recuerdo si Lierre profundiza en este tema en su libro.
      En cuanto a los tipos de carne, para mí es lo mismo. Dependiendo de dónde vivas tendrá más sentido comer unos animales u otros (y unas plantas u otras). Seguro que no es lógico que toda la población mundial consuma 50 kilos de carne de vacuno al año.
      En cuanto a encargarnos personalmente de su crianza y sacrificio, creo que ahí has dado en el clavo. Para eso hace falta un cambio radical en nuestra forma de vida. Yo soy urbanita de nacimiento pero me voy adentrando cada vez más en el cultivo y crianza de mis alimentos. Es una actividad positiva en todos los sentidos. Te enseña a valorar mucho más el alimento y el esfuerzo que requiere producirlo.
      Gracias por tu aportación y un saludo!
      Mónica.

  16. unabotanica dijo:

    Hola Mónica,
    Te felicito por tomar el riesgo de hablar de un tema tan controversial. Me vínculo mucho con Lierre, pues también pasé del vegetarianismo –el algún momento también fui vegana- a incluir proteína animal por temas de salud. Sin lugar a dudas el mundo vegetal tiene un poder alimenticio que valoro sin igual sobre otros alimentos: son fáciles de asimilar, tienen nutrientes de alto valor y resuenan energéticamente con nuestro cuerpo y espíritu. Pero también he descubierto que la carne, el pescado, etc. tienen su razón de ser y cumplen un papel primordial en nuestro organismo. La transición a comer carne no fue fácil, pero pensé que iba a ser imposible ya que por principio comer animales no estaba en mi naturaleza y además siempre pensé que me iba a ser imposible digerirla. Pero ha sido un cambio importante para mi salud, pues cuando tienes problemas autoinmunes, los amino ácidos presentes en la proteína animal son fundamentales para reparar la barrera intestinal. He aprendido a comer carne y a disfrutarla, entender su valor nutricional y a resonar con ella. Siempre, por supuesto, buscando los mejores proveedores, entendiendo con ello ganaderos que tengan responsabilidad a todo nivel. En mi plato solo una cuarta parte es proteína animal, la otra mitad verduras y la otra cuarta parte fermentos. Siempre recomiendo, que si no se quiere comer carne, al menos incluir caldos con huesos en la dieta, estos harán maravillas en nuestro bienestar.

    • Hola!
      Gracias por comentar y sobre todo por compartir tu experiencia personal. La verdad es que a veces me pregunto por qué me meto en estos líos, y cuando llega un mensaje como el tuyo recupero las ganas de continuar poniendo en la mesa temas como este 🙂
      Yo nunca fui vegetariana pero la verdad es que no disfruto demasiado comiendo carne. Siempre digo en broma que podría sobrevivir comiendo pan y queso y estaría tan feliz… no una dieta muy sana precisamente 😀
      Con el tiempo llegué a la conclusión de que el no comer casi carne y nunca vísceras contribuyó al deterioro de mi salud hace unos años, y puedo decir que desde que consumo más de estos alimentos me encuentro mejor. Pero no podría decir con seguridad si el cambio se ha debido a comer más alimentos de origen animal o no, ya que cambié muchas otras cosas. El organismo es realmente complejo y es muy difícil sacar conclusiones firmes. Por eso intento mantener los ojos abiertos y siempre respeto que lo que a algunos les funcione puede que a otros no. Venimos a este mundo sin libro de instrucciones, no queda más remedio que ir conociéndose con los años y actuando en consecuencia.
      Gracias de nuevo y un saludo,
      Mónica.

  17. Fernando dijo:

    La verdad es que estoy de acuerdo con el artículo, el problema no es el qué sino el cómo.

    • Hola Fernando!
      Bienvenido a Blog Disidente y gracias por compartir tu opinión. Sin duda es una tema que despierta muchas emociones, pero la importancia del cómo hacemos las cosas para mí también es fundamental.
      Un saludo!
      Mónica.

  18. Pau dijo:

    Muy buenas,

    Un tema sin duda polémico, sobre el que puedo aportar poco a lo que se ha dicho ya.

    La cuestión del mantenimiento y aumento de la fertilidad de los suelos de producción agrícola que ha salido al principio me parece un tema mucho más interesante en el que entrar, además de un subtema de discusión común siempre que se aborda la cuestión vegetariana, es un tema de interés global y de plena actualidad, pues las pérdidas de suelo alcanzan ya proporciones dramáticas y empiezan a escasear (situación que se verá acrecentada con el fin de la energía barata) las principales fuentes minerales de fósforo y potasio en explotación. A quien le interese profundizar sobre la cuestión energética, le recomiendo encarecidamente el blog http://crashoil.blogspot.com.

    En el fondo de toda la discusión está qué modelo o modelos productivos vamos a poner en práctica para mantener un cierto grado de bienestar social en un mundo en descenso energético. Cruciales son los modelos de producción de alimentos, porqué, bueno, no podemos comer dinero, acciones de bolsa ni ipads.

    Lo primero es darnos cuenta que la idea de que hay que devolver al suelo en forma de abonos, tanto como se le quita en forma de cosechas, es falaz, sigue partiendo del paradigma agronómico actual que dice que el suelo es tierra inerte que mantiene sujeta la planta. El suelo es un sistema abierto, cada palmo de suelo recibe todos los años cantidades sorprendentes de polvo en suspensión, de arrastre de nitrógeno y azufre por la lluvia, excrementos de pájaros, insectos… Las plantas con raíces profundas, la mayoría perennes, bombean minerales de capas profundas y los depositan en la superficie del suelo con la caída de la hoja.

    Ciertamente hay que devolverle al suelo lo que le hemos quitado, pero no solo con la última cosecha, si no en los últimos 10.000, y muy especialmente, en los últimos 200 años. El principal elemento que le hemos quitado es el carbono. El carbono en el suelo, en forma de humus, es el engranaje que mantiene todo el sistema, incluyendo los ciclos de los demás nutrientes, en marcha.

    Parece ser que la forma más eficaz y eficiente de fijar carbono en el suelo que conocemos hoy en día, es mediante el pastoreo controlado de animales sobre perennes, la forma más rápida de destruirlo es con el cultivo de anuales sobre terreno arado. Sea como sea, un sistema alimentario solo será perdurable si se basa perennes, ya sea para que las coman los animales o para consumo humano directo. Desde una perspectiva vegetariana implica que la base de la alimentación debería pasar de ser cereales+legumbres a bellotas o castañas y otros frutos secos, al menos en las regiones templadas (en los trópicos es otra historia, en las regiones frías diría que roza lo imposible).

    El compostaje es una buena herramienta tanto para restaurar suelos degradados, retornarles una parte del carbono y, sobretodo, regenerar la microbiología.

    Hacer compost sólo vegetal es factible a pequeña escala con cualquiera de los métodos habituales, el principal problema que le veo es que cunde muy poco, hay que acumular cantidades muy grandes de materiales crudos para obtener muy poco producto, además, es mucho más lento. Mis lombrices producen mucho más y mejor humus desde que comen boñigas secas de vaca y gallinaza que cuando solo comían restos de verduras. Muchos animales son unos grandes aliados en el compostaje, no solo por su estiércol. Algunos veganos consideran el humus de lombriz producto de explotación animal.

    Según Darren Doherty el compost de origen vegetal tiende a ser desequilibrado por exceso de potasio.

    Fuera de un ámbito de pequeña escala, para autoabastecimiento familiar y poco más, lo veo inviable por las cantidades tan elevadas de energía y trabajo que requeriría para tan poco rendimiento.

    Un método muy interesante para un compostaje 100% vegetal es el de Ida y Jean Pain. Compost a partir de arbustos y ramas trituradas. Lo interesante de su método es que combina la producción de un compost de gran calidad, muy rico en carbono y en minerales y muy estable, que aumenta la capacidad de retención de agua muy rápidamente y a la vez permite aprovechar el calor de la pila para obtener agua caliente sanitaria y también produce biogás. En determinadas situaciones puede ser una opción interesante, tiene un rendimiento algo mejor que el compost solo de alimentos, pero no es una posibilidad real en todas partes ahora mismo. Requiere maquinaria especializada.

    La producción de biochar, carbon a baja temperatura y otras técnicas basadas en las observaciones hechas sobre la “terra preta” de la Amazonia, tienen bastante potencial, pero no lo conozco lo suficiente.

    El aprovechamiento del estiércol humano tambien tiene su interés, pero tambien es bastante autolimitante.

    Personalmente creo que una agricultura “vegana” es posible solamente en determinadas zonas con climas particularmente húmedos y con una estación fría suave. El sistema de bosques comestibles sería la única base productiva posible. Un proyecto interesante en este sentido es Plants for a Future, bastante recomendable. Sale en el documental A farm for the future (una granja para el futuro).

    Pero cualquier bosque comestible se puede beneficiar del trabajo que hacen los animales durante el establecimiento de éste, no solo por el aporte de estiércol si no por el trabajo que realizan en la preparación del suelo, el desarrollo y una vez en producción, para control de plagas y de plantas adventicias, para polinización… También hay que planificar qué se va a comer mientras se espera a que crezcan los árboles. El aprovechamiento de productos animales (ya sea mediante la ganadería o la caza y recolección) implica obtener más alimento de una determinada superficie, por tanto, reduce la superficie necesaria para vivir. Recomiendo los videos de Geoff Lawton en su web, aunque están en inglés, son muy didácticos http://www.geofflawton.com

    Por mi experiencia laboral en el sector del tratamiento de residuos, he visto de primera mano el despilfarro que supone la gestión que hacemos, en particular con los residuos orgánicos. A lo que hay que añadir toda la producción alimentaria que se desperdicia antes de entrar en la cadena alimentaria por cuestiones cosméticas o de mercado (ver por ejemplo los últimos episodios con la fruta por el veto ruso a la entrada de productos de la UE). En los últimos años hemos visto el pequeño avance de pasar del vertedero o incineración al compostaje a escala industrial.

    Un uso mucho más eficiente sería utilizar todo esto para alimentación animal, típicamente para cerdos y aves, muy cerca de donde se producen los “residuos”. Prácticamente todo horticultor se podría beneficiar de tener una pequeña bandada de gallinas o pollos, pero también la cocina de cada restaurante, comedor escolar o cualquier comedor público podría reciclar todo lo que tira directamente y autoproducir parte de los huevos y carne de ave que consuma. A nivel de vecindario o de asociaciones de consumidores y huertos comunitarios hay experiencias interesantes. Centros mayores como los mercados centrales podrían mantener una producción de cerdo muy interesante. La fertilidad resultante de los excrementos de los animales podría usarse en parques, jardines y huertos urbanos o periurbanos. La ciudad podría producir gran parte de sus alimentos, solo con un poco de planificación (y acción!).

    Esto nos lleva al mito de la escasez de comida. Allí donde luce el sol y de vez en cuando llueve se puede producir comida. La agricultura y la ganadería que trabajan a favor de la vida, con la naturaleza y no contra ella, pueden producir alimentos sanos y en abundancia para toda la humanidad. Ni siquiera en estos momentos hay verdadera escasez de alimentos, producimos casi el doble o más de los alimentos necesarios para toda la humanidad, el problema del hambre y de la pobreza es político, no productivo ni tecnológico.

    Para terminar, quisiera hacer un apunte sobre el tema de la proporción de carne “deseable” en la dieta, que también se relaciona con el mito de la escasez. La verdad es que no lo se, pero lo seguro es no hay una proporción “ideal” para todo el mundo. En todo caso, pensar que “antes” se comía solo un cerdo al año, un pollo en las bodas y se vivía a base de garbanzos y patatas, sin ser falso, hay que ponerlo en el correcto contexto histórico. En el Oeste de Europa, ahora mismo estamos viviendo las primeras generaciones en, por lo menos 300 años, que hemos nacido y crecido sin sufrir en las propias carnes una guerra o una posguerra, las guerras de la primera mitad del siglo XX fueron particularmente destructivas.

    Si nuestros abuelos crecieron con carencias alimenticias, con falta de carne, leche, huevos y verduras y frutas frescas, no fue porqué la gente no supiera producir o no hubiera capacidad, sinó por los efectos devastadores de las guerras, que no solo arrasan allí por donde pasan sinó que además, se llevan los brazos más fuertes y más capaces de trabajar duro al frente como carne de cañón y absorve toda la capacidad productiva en mantener su propia maquinaria asesina. Que una vez alejados (que no callados) los tambores de la guerra en “Occidente” se haya dado un aumento de la producción de alimentos sin precedentes, no es ninguna casualidad, pero eso ya es otro tema.

    Salut!

    • Hola Pau!
      Guaus, yo creo que has aportado mucho al debate, gracias!! Creo que tus reflexiones se centran en lo más importante, la sostenibilidad de la producción de alimentos. El cambio que la humanidad tiene que hacer para poder subsistir a la larga en el planeta es sin duda de dimensiones descomunales. Debemos encontrar la manera de que nuestra existencia esté mucho más integrada en un sistema natural que es como es tras miles de millones de años de perfeccionamiento y adaptación. Sin integrarnos en este exquisito engranaje muy dificilmente podremos sobrevivir. La cuestión de si a nivel individual decidimos o no consumir productos de origen animal es totalmente lícita pero está, creo yo, en un segundo nivel de importancia en este debate.
      Gracias de nuevo y un abrazo!
      Mónica.

  19. Antonio T dijo:

    Hola Monica! enhorabuena por el trabajo de traducción y el articulo!

    hay muchos de que hablar sobre este tema, la verdad llevaba tiempo detrás de este libro y su autora y todavía no he tenido modo de leerlo, aunque buena parte de lo que dice es cierto, me sorprende negativamente la superficialidad con la que trata el tema de la agricultura, totalmente enfocada a lo que ella considera el “error del vegano” pero en su caso al revés donde la agricultura solo son enormes monocultivos de maíz llenos de NPK’s sintéticos….nada mas lejos de las posibilidades de la agricultura bien llevada…hay mucho de que argumentar sobre el tema cultivos vs ganadería. los que me conocéis soy un gran defensor de la producción a pasto (yo mismo soy productor) pero eso no quita que algunos conceptos sean equivocados y cada lugar y clima es un mundo…
    los aportes para agricultura también tienen sus matices y puede evitarse siempre con el manejo adecuado y mayor desarrollo investigativo tanto histórico como moderno, hay mucho por recorrer pero ya hay experiencias muy buenas en este país. y SI se puede incrementar el % de MO de un suelo SOLO con cultivo de herbáceas anuales en SECANO y SIN NADA de aporte de MO externa al cultivo.

    un saludo compañeros!
    Antonio

    • Hola Antonio!
      Muchas gracias por tu mensaje y un gran placer tenerte por aquí. Estoy muy de acuerdo contigo en que Lierre resulta demasiado generalista al denominar “agricultura” a toda la agricultura, buena y mala, y meterla en el mismo saco. Si bien es cierto en mi opinión que el pico del suelo fértil comenzó el día en que se empezó a arar, hace mucho mucho tiempo, no quiere decir que no haya maneras de hacer agricultura que no consuman la materia orgánica del suelo. La sola existencia del ser humano tiene un gran impacto en el planeta, no hay ninguna duda, pero me gusta pensar que ese impacto puede llegar a ser positivo.

      También creo que esta simplificación es en parte debida a la enorme síntesis que Lierre tiene que hacer para exponer su “marco” en una corta entrevista.

      En cualquier caso, gracias Antonio por el apunte. Personalmente creo que nadie tiene la razón en todo, y Lierre no es una excepción.

      Un abrazo cariñoso,
      Mónica.

  20. postureo ecologista dijo:

    Las excusas que buscáis para seguir con lo fácil, la esclavitud de otros animales. Sigue buscando que seguro que encuentras mas.

    • Hola!
      Gracias por tu comentario!
      No me parece que hayas aportado ningún argumento razonado a la discusión. Estaría muy bien saber por qué denominas de excusas a los argumentos razonados de otros (podrán estar en lo cierto o no, pero al menos ofrecen argumentos).
      Un saludo y gracias de nuevo,
      Mónica.

      • Sergio dijo:

        Solo decir que si no veis esclavitud en el consumo de animales estais jodidamente ciegos o no quereis verlo y por otra parte no creo que nadie tenga que argumentar si se produce esclavitud con los animales, porque para todo el mundo salta a la vista.

        • Sofía dijo:

          Hola Sergio, a mí también me horroriza la “esclavitud” animal, les criamos y atiborramos para comernoslos.. Pero creo que te quedas muy corto con lo que dices, acusando a todo el mundo de asesino. El problema es mucho más global y sistemático, creo que eres tú el que está jodidamente ciego. El mundo está jodido, deberíamos de comer carne, sí, pero la carne de un animal feliz cazado por sorpresa. Con el peligro de que nos cacen y coman a nosotros también, que somos una plaga en este planeta. Sería horrible que otro animal nos capturara y nos engordara artificialmente en una jaula, pero no me parece horrible que un león me mate y me coma, la verdad. El retirarnos nosotros del mercado (ciclo) de la comida es un desastre, por qué vamos a retirar a otros animales también? Vamos en una dirección muy chunga, y si crees que el mundo se soluciona dejando de comer carne y comprando tofu en el supermercado vamos listos.

          • Sergio dijo:

            Bueno, siento descubrirte que el negocio mas grande que hay en el mundo y uno de los mayores intereses economicos que existen, es el mercado de la alimentacion con animales. Si se consiguiera que la gente pasara a una alimentacion vegetal muchisimas cosas ademas de nuestra alimentacion cambiaria. Sabias que el matano contamina mas que CO2? Y de donde sale? Si, si seguimos luchando por el veganismo muchisimas otras cosas cambiaran, pero vuelvo a decir que lo que me importan son los animales y como los tratamos. Si no nos gustaria que nos hicieran eso porque lo seguimos haciendo?

  21. guillermohigon dijo:

    La culpa es de Walt Disney, tanto personificar animales. Es un insulto rebajarlos así. Apariencia animal, comportamiento humano en documentales de naturaleza hasta empalagar…Después de Bambi, cazar adquirió un significado mucho más negativo. Miedo me da la ola de princesas, prefiero la de masterchefs.
    ¿Cuál es el animal más animal de todos…y el que menos? ¿Lo animal es booleano o es un rango?

    Como decía un amigo refiriéndose a los “eco”: “Todos somos iguales pero algunos somos más iguales que otros”.

    La microbiota local es tu amiga. Come de lo que tengas cerca que te sentará mejor. El hidrato de carbono mejor de planta perenne, así haces trabajar menos al que lo cultiva. Si la gente compra grano, el agricultor produce grano. Para cultivar grano, sobre todo al estilo cowboy en el Jondere, hace falta una máquina y su combustible, que cuestan más de lo que puedes obtener con toda tu cosecha durante varios años. Un puñado de grano por cada metro cuadrado. Por supuesto tenemos granos “bio”, podrás pagar bastante más por ellos y definirte como una “persona que se cuida”. Asegúrate de que tus manzanas bio no sean italianas.

    Comer eco no te hace más santo…a lo mejor un poco más “brasas” que el que no come bio, pero no más “santo”. No aparece un aura a tu alrededor cuando sales de un vegetariano, ni se alcanza el cielo por convertir a un carnívoro. El cowboy soñaba con su rancho, no con su pradera de trigo montado en el tractor.

    Algo hemos traducido mal, por que no nos enteramos bien de la película. El sector primario en España, es el 4%. Unos pocos alimentan a los demás, a los abogados, consultores guaisdelamuerte, párrocos y músicos del sector terciario o servicios. Los actores y músicos están sobrevalorados, aunque sean vegetarianos y mediten.

    Siempre habrá uno más vegetariano que tú.

    Lanza la propuesta, no la protesta. Ojo con el aspecto negativo de los green(K. Wilber´s healthy green meme, tronco, pues claro tío)

    “Yo te ailofiu” que decía Bardem, parodiando las telenovelas en “Airbag”

    Pinheiro es Dios.

    Echadle un vistazo al google earth, a las formaciones montañosas y a sus cuencas por debajo de Argelia, hay una orografía erosionada claramente por el agua, pero ahora está muy seco y hay muchísima arena.
    Que viene el calentamiento global!!!!

    He oído que los romanos anduvieron por allí haciendo de las suyas. Cuando estuvieron por aquí talaban los nogales y castaños para que la gente tuviera que cultivar grano, eso a los campesinos les restaba movilidad, los apaciguaba y los ataba a la tierra bajando el nivel de rebeldía. Eso dicen. Que acabaron con los animales vegetarianos de allí y eso destruyó la pradera. A ver si profundizo más en el tema para comprobarlo.

    Si trabajas a favor de las leyes de la naturaleza tu trabajo puede exponenciarse. Las fuerzas naturales acompañan a tu trabajo en una espiral creciente de beneficios.

    Si trabajas en contra de esas fuerzas siempre habrá mermas. Tu rendimiento siempre será menor que 1.

    Estoy a favor de sacralizar a los animales y después con mucho amor nos los llevamos al plato. O nos los comemos.

  22. Sofía dijo:

    Veganismo = POSTUREO en la mayoría de los casos

    • Hola Sofía!
      Gracias por participar. En esto no estoy de acuerdo contigo. Creo que la inmensa mayoría de las personas que optan por una dieta vegana lo hacen por convicción, no por aparentar. Es verdad que está más de moda ser vegano/vegetariano que no serlo, al fin y al cabo este estilo de vida parece una buena manera de disminuir el sufrimiento en el mundo, objetivo muy loable. Pero hacerlo requiere un esfuerzo considerable. El problema, creo yo, es que es una solución a medias, a no ser que se aplique hasta sus últimas consecuencias, cosa bastante difícil. La raíz del problema se encuentra en cómo vivimos los seres humanos, apartados de la naturaleza, apropiándonos del planeta como si fuera nuestro. ¿Quién está dispuesto a desenchufarse? Muy pocos lo harían.
      Saludos!
      Mónica.

  23. Sergio dijo:

    Estoy completamente deacuerdo con guillermohigon. Sigamos las leyes de la naturaleza y dejemos de encarcelar, violar, torturar y asesinar a animales indefensos solo porque no tenemos ganas de salir a cazarlos nosotros mismo. Me gustaria ver como todo el mundo sale a cazar para alimentarse tan tranquilos siguiendo las leyes de la naturaleza y como todo el mundo despedaza a los animales en su casa para comerselos y ver con gran alegria como desaparecen los grandes supermercados ayudando al 100% al pequeño comercio del pueblo o barrio ( cosa que siempre defiendo), El mundo animal y las leyes de la naturaleza es lo que mas lejano tenemos en este mundo occidental y capitalista. Solo digo que existen otras formas de alimentarnos que no hacen sufrir a otros animales.

    Postureo es lo que hacen los vendedores/as de perfumes y camisetas por mi parte no pretendo vender nada, ni sacar beneficio de nada. Es tan malo preocuparse por los animales?

    • Para el beneficio del mayor número de seres, durante el máximo tiempo posible y con el mínimo esfuerzo…Una reflexión profunda que debe hacerse antes de realizar una acción.

      Desde un punto de vista energético resulta más fácil que los herbívoros asimilen los pastos y nosotros nos comamos los herbívoros. Polvo(tierra) de estrellas somos y al polvo volveremos. Reciclar es volver a cerrar el círculo. Cuando no cierras ciclos se genera polución, ejemplo, cuando te llevas alimentos del supermercado a tu casa, los envases son polución. No puedes integrarlos en tu jardín y ciclarlos. Esos desechos generan un trabajo extra al tener que trasladarlos fuera de tu sistema.

      Si tus alimentos son óptimos nutricionalmente hablando, evitarás enfermedades y su consiguiente esfuerzo para superarlas. La compartimentalización que rige la producción y logística de nuestra alimentación, es decir, ganado estabulado, heno almacenado en silos, monocultivos, aleja al consumidor del productor e impide el reciclaje de los outputs(ej. purines) y hace más costoso el aprovisionamiento de los inputs(piensos, abonos).

      El ganadero de moda, Joel Salatin de Polyface Farm, comenta que ellos intentan programar las matanzas en su granja sólo en un pequeño período del año para no estar demasiado tiempo en contacto con la muerte. Sentir un profundo respeto por la vida y sus seres para mí no implica no comérmelos. La crueldad frente a los seres sí es deleznable para mí. Pero que podíamos esperar de una especie que permite que las crías de sus congéneres se mueran de hambre. A veces el antropocentrismo nos juega malas pasadas.

      Salud para todos

      • Gracias Sergio y Guillermo por seguir con la conversación desde el respeto y el entendimiento. Me parece muy sano y todo un ejemplo 🙂

        Saludos a los dos,
        Mónica.

  24. Ferran dijo:

    Cómo se consigue el libro? En España

  25. Laura dijo:

    Hola, tras haber visto la entrevista y haber leído los comentarios, me gustaría decir que estoy bastante de acuerdo con algunos de ellos, tanto de un lado como del otro. No me siento en ninguna superioridad moral para juzgar lo que hacen el resto de los seres de este planeta, simplemente intento vivir mi vida de un modo lo más coherente posible con mi forma de pensar (teniendo en cuenta que mi forma de pensar y la coherencia absoluta en este mundo loco es prácticamente una utopía). Sin embargo, si me gustaría aportar algunas opiniones acerca de lo que Lierre Keith expone en la entrevista:
    1. habla de que hay pruebas que demuestran que el ser humano se alimentó a base de carne en sus inicios. Esta afirmación la considero falsa. Ciertamente las sociedades eran recolectoras – cazadoras, pero en cuanto a la caza se cree (por pruebas fisiológicas y bioquímicas) que solo se realizaba de manera circunstancial, cuando por las inclemencias del clima la producción vegetal no satisfacía las necesidades nutricionales de la población (de ninguna manera consumían carne en las cantidades que se consumen actualmente). En cuanto a las pruebas que comento, aporto algunos textos que podrían ser de interés al caso (disculpándome de antemano por lo extenso de mi comentario, pero esperando que sea de vuestro interés):
    […] El hombre primitivo no podía alimentarse en efecto sino de frutas, o todo lo más de frutas y raíces, únicos alimentos que le brindaba espontáneamente la Naturaleza y que él podía lograr sin esfuerzo, sin armas y sin lucha. Por lo demás, su instinto le impelería a buscarlas, y tal hubo de ser sin duda la alimentación de los primeros seres humanos. Cuando el hombre empezó a conocer y a usar armas rudimentarias para defenderse de las fieras y utilizar sus pieles, etc., ya llevaba muchos siglos de alimentación frutariana que bastaba a todas sus necesidades; alimentación en perfecta consonancia con su organismo y sus aptitudes y capacidades. […]
    […] sus manos ofrecen todas las facilidades para recolectarlas [fruta, raíces y otras partes de los vegetales]; de una parte sus mandíbulas cortas, pero de una fuerza moderada; de otra, sus caninos, que no son iguales a los otros dientes más que en longitud, no le permitirían masticar yerba ni devorar la carne si los condimentos no la hubieran precedentemente modificado por la cocción. […] A lo que añado el número de piezas dentales dado que la proporción entre caninos (carne) y resto de piezas (molares, premolares, incisivos –> alimentos vegetales), ya debería dar una idea de nuestra dieta primordial.
    […] El hígado nos muestra claramente que el hombre no está hecho para comer la carne. […] nuestro hígado […] es capaz de fabricar mucha menos urea que éstos [de los carnívoros] […] Es muy importante que el ázoe que absorbemos sea transformado integralmente en urea, que es fácilmente eliminada por la orina. Si esto no sucede, una parte quedará en un estado intermediario de transformación, bajo forma de ácido úrico insoluble que se depositará en los tejidos, engendrando el artritismo. […] Al contrario, los animales carniceros, gracias a su hígado perfectamente capaz de transformar todo el nitrógeno […] en urea inofensiva y fácilmente eliminable, ignoran la mayor parte de nuestras miserias. […]
    […] En fin, la longitud de nuestros intestinos nos dará otra prueba de lo bien fundada de la declaración formal de Cuvier, si ello fuera necesario. Se sabe que los animales carniceros tiene un intestino muy corto. Ocupa tan poco volumen, que la mayor parte tienen el vientre plano y vuelto hacia dentro, como puede de ello convencerse fijándose en el perro, el zorro, el lobo o el león. El intestino no alcanza en ellos más que cinco a siete veces la longitud de su cuerpo. Al contrario, los animales frugívoros y herbívoros tienen un tubo digestivo que mide cuando menos doce veces la longitud del cuerpo. Las observaciones superficiales han concluido que hacía falta ver en ello una prueba de que el hombre está destinado a comer la carne. En efecto, su intestino alcanza apenas una longitud de doce metros, es decir, aproximadamente siete veces la longitud de su cuerpo. Por consiguiente, la alimentación del hombre, a pesar de sus dientes y de su estómago que proclaman que debe ser alimentado como los monos, debe, en fin de cuentas, asemejarse a la de los carnívoros, es decir, contener la carne. Esta conclusión reposa sobre un error tan grosero, que apenas puede creerse que hombres de ciencia hayan llegado a cometerlo. En efecto, en el establecimiento de la relación de la talla con la longitud del intestino, se les mide desde el comienzo del hocico a la base de su columna vertebral, al nacimiento de la cola, mientras que se añade inocentemente en la aplicación de este procedimiento al hombre, a la longitud de su tronco y de su cabeza, la de sus miembros inferiores, que sobrepasa por término medio 90 centímetros. Si se deduce como conviene, queda para la longitud del cuerpo humano menos de un metro, de lo que resulta con sus doce metros de tubo digestivo, un animal perfectamente frugívoro. […]
    […] No solamente su aparato digestivo le asemeja a los animales que se alimentan de granos y de frutos, sino que el más noble de sus órganos, el cerebro, demuestra igualmente que él no es en nada comparable a los animales carnívoros. Desde el punto de vista cerebral, los animales más próximos a nosotros son los monos y los elefantes. […]
    […] porque nuestra dentición es impropia para masticarlas, sino son previamente preparadas por el culinarismo, […] porque sufren putrefacciones, aumentando la cantidad de microbios intestinales […].
    […] Las carnes son francamente nocivas, porque acidifican nuestros humores, y nos suministran, aunque en pequeña cantidad, venenos poderosos. […]
    […] Las carnes nos proporcionan una cantidad excesiva de albuminoides, por lo cual determinan la obesidad, la arterio-esclerosis, la gota, la diabetes, el reumatismo, y otra varias enfermedades […].
    […] El valor nutritivo, energético, de las carnes, es muy inferior al proporcionado por los vegetales. Ello es debido a que los materiales nutritivos que suministra, son ya muertos […] y desorganizados por la cocción. En los alimentos, hemos de buscar no sólo los materiales para formar nuestros tejidos, sino también la energía necesaria a nuestra actividad, al esplendor de nuestra vida. […]
    […] La molécula alimenticia de la carne, sufrió transformaciones, es decir, pérdida de energía, al morir el animal, luego al comenzar a descomponerse y más tarde por la ebullición; no puede decirse otro tanto de la molécula nutritiva de un fruto, que solo al ser transformada en molécula de nuestro cuerpo, deja en libertad todo su potencial energético que es así plenamente aprovechado. […]

    En cuanto a las vitaminas que comenta, resulta que la vitamina A se obtiene perfectamente de los alimentos vegetales a partir de los carotenos y otros pigmentos vegetales, la vitamina D resulta que la fuente primordial (por encima de cualquier fuente alimenticia, a no ser que seamos esquimales) es el sol sobre nuestra piel; y la vitamina K la obtenemos de las bacterias que habitan en nuestro intestino (que, por cierto, se ven mucho más favorecidas de una dieta rica en vegetales (con su fribra natural alimento para las mismas, que no alimentándonos a los seres humanos, resulta que sí alimenta a los seres que habitan en nosotr@s; no olvidemos que también somos un ecosistema que no se está respetando con el consumo excesivo de productos cárnicos) que en productos cárnicos, sobre todo cuando éstos vienen cargaditos de antibióticos).
    En cuanto al análisis que realiza de ganadería vs agricultura me parece tan vacío de contenido como si un vegetariano dijese (cosa que yo solo he oído de su boca) que alimentando al planeta de maíz y soja lo íbamos a salvar… si vas a comparar con ganadería en pastos y en un ecosistema viable y sostenible; entonces debería hacerlo con agricultura ecológica y sostenible también, ¿no? y no con el monocultivo. Ya que desde mi punto de vista la agricultura sostenible es aquella que respeta a todos los seres vivos que habitan el ecosistema de manera que nos evitamos problemas de plagas (están los propios depredadores de las plagas también) y de usar químicos o fertilizantes nitrogenados…
    Y, por último, hablar del tema de comernos las vísceras de los animales, especialmente cuando hablamos de órganos como el hígado o los riñones, que aunque verdaderamente puedan tener una gran cantidad de nutrientes (vitaminas y minerales) también resultan ser los filtros de los seres vivos lo que conlleva introducir en nuestro organismo una gran cantidad de toxinas que bajo mi punto de vista (como Naturópata) son la causa de toda enfermedad.
    Ah!, perdón, y me dejaba el tema de las grasas, que ya ha comentado alguna otra persona si mal no recuerdo. Parece olvidar alimentos como las nueces (almendras, avellanas, etc.), semillas, coco, aguacate, etc. Y que, por otro lado, el cuerpo humano convierte el azúcar sobrante en grasa (destinada a ser almacenada para cuando lleguen la escasez)
    Me disculpo por lo extenso, pero creo que cuando se aporta información de este tipo se deben de aportar todos los datos. Respeto muchísimo que cada cual coma lo que quiera, yo no voy a entrar a debatir la ética de la alimentación ya que conozco personas que comen vegetales que provienen de cultivos que ciertamente están machacando el planeta y una persona a la que adoro es el pastor de mi pueblo que mata animales para alimentar personas, pero animales que mientras viven, viven pastando de la montaña, a sus anchas, y yo les veo alrededor de mi casa y la verdad no les veo estresados ni amargados ni esclavizados. Y yo hago yogur con la leche de esas cabras, y me como los huevos de las gallinas que conviven conmigo que también las veo bastante a gusto (los cuales por cierto si no los incuban, en cuyo caso respeto su incubación y les doy un lugar tranquilo para llevarla a cabo, los abandonan sin más).
    No soy partidaria de los radicalismo, espero haber dejado clara esta postura. Pero tampoco lo soy de la información sesgada.
    Salud para todo le mundo!

    • Hola Laura!
      Muchísimas gracias por tu detallado comentario, y más aun por compartirlo sin juicios hacia otras personas que deciden vivir de otra manera. Estoy totalmente de acuerdo con que debemos respetar las opciones personales de cada uno. También con que hay que aportar datos de todos los “bandos” y que la información sesgada no es conveniente.
      Intento ir por partes:
      1) Sobre el tema de si en sus inicios el ser humano consumía o no carne, creo que tendemos a generalizar cuando la diversidad de climas del planeta seguro que condicionó la dieta de los antepasados del ser humano. Pero una cosa es segura: En latitudes nórdicas y muy especialmente en los tiempos de la última glaciación no había muchas verduras ni frutas para comer. Creo que la antropología está muy lejos de pronunciarse definitivamente sobre este tema, y de momento, y quizás para siempre, lo único que podamos hacer sea escoger el argumento que más nos “resuene”. A mí me resuena que en cada entorno habría distintos alimentos, y que el ser humano es omnívoro. Defender que el consumo de carne (de animales sanos) es saludable no equivale a decir que no haya que comer frutas y verduras.
      2) El argumento de que no comían carne como actualmente, de nuevo habría que ver en qué entorno. Los Inuit seguramente comían casi exclusivamente productos de origen animal. De todas maneras nunca se ha comida de nada como se come ahora. Y si abusamos de alguna cosa es precisamente de un “alimento” de origen vegetal, el azúcar. De nuevo, defender los productos de origen animal (carne, leche, huevos) como alimentos saludables no significa que se esté diciendo que hay que atiborrarse de ellos. Desde un poco en cada comida hasta un poco cada varios días podría ser aceptable.
      3) Los argumentos de la relación entre la longitud del aparato digestivo y la altura, los dientes, etc, nunca me han parecido demasiado convincentes. Aun así, siempre me llama la atención que un ser humano en condiciones físicas óptimas tiene un vientre plano. ¿Has visto a una vaca o a una oveja de frente? Su barriga es como una pelota. ¿Y la tripa de un gorila o un chimpancé? Sí, el león y el perro tienen el vientre hacia dentro. Nosotros estamos en el medio. Pero claro, somos omnívoros. En cuanto a los dientes, el hombre lleva conviviendo con el fuego mucho tiempo, no podemos esperar tener una dentadura adecuada para consumir carne cruda si llevamos cientos de miles de años cocinándola. Dicho esto, son observaciones sin más y no prueban nada, ni en un sentido ni en el otro.
      4) Respecto a la vitamina A, hay opiniones que disienten con tu afirmación de que podemos obtener la vitamina A (verdadera) de los vegetales. De hecho el contenido de los vegetales en vitamina A es cero. Lo que contienen son beta carotenos, y la conversión de beta caroteno a vitamina A se puede hacer dentro del propio intestino humano. La cuestión es si es lo suficientemente eficiente. Comparto contigo un artículo de la Fundación Weston A. Price que discute este tema en detalle: http://www.westonaprice.org/health-topics/abcs-of-nutrition/vitamin-a-saga/ También recomiendo a cualquiera que esté pensando adoptar una dieta vegetariana que antes de hacerlo, y para tener datos de todos los tipos e información no sesgada, que se lea el “vegetarian tour” de la WAPF: http://www.westonaprice.org/about-the-foundation/vegetarian-tour/
      5) Respecto a tu comentario sobre los cultivos de soja y maíz. Creo que tienes toda la razón. Aquí Lierre creo que patina en su razonamiento. Como dices, la mayoría de los vegetarianos no están a favor de la agricultura industrial, sino que optan por modelos sostenibles de agricultura.
      6) Respecto a las vísceras, pues es lo mismo que en el punto anterior pero ahora alrevés. Hablamos de vísceras de animales sanos, no de animales enfermos.
      7) Las grasas de origen vegetal están muy bien pero no tienen vitamina A ni D ni K2. Te pongo otro artículo: http://www.westonaprice.org/health-topics/abcs-of-nutrition/vegetarianism-and-nutrient-deficiencies/
      8) Respecto a lo de los animales pastando libremente en el campo, eso es justo lo que tanto Lierre como yo desde esta modesta plataforma intentamos defender.

      Gracias de nuevo Laura por tus aportaciones. Creo que es muy importante el diálogo entre personas que, en ultima instancia, creo que pretendemos lo mismo: adoptar una forma de alimentarnos que no destruya el planeta ni nuestra salud. Te animo a investigar los materiales de la Weston A. Price Foundation, aunque sé que al final lo que dicta nuestra manera de pensar es nuestro corazón más que nuestra mente. Hay argumentos que pueden sonar muy convincentes en los dos lados de esta discusión. Solo deseo que cada uno de nosotros siga su corazón sin juzgar las opciones de los demás.

      Un saludo cordial,
      Mónica.

    • Cris dijo:

      […] Las carnes son francamente nocivas, porque acidifican nuestros humores, y nos suministran, aunque en pequeña cantidad, venenos poderosos. […]

      Esta Señora, con todo respeto, parece que extrajo estos textos de los rscritos trasnochados de algún Yogi ignorante, de los que hay legiones que se ponen a escribir sobre temas nuyricionales que carecen del más elemental fundamento científico. Las falacias de razonamiento de lo posteado por la señora son acojonantes.

      En diagnosisdiet.com hay evidencia Real.

      • Hola de nuevo, Cris!
        Te agradezco que expreses tu opinión. Sin embargo, y sin querer amonestar a nadie, creo que no ayuda al debate utilizar apelativos sin aportar argumentos que puedan clarificar aquello con lo que no se está de acuerdo. Una simple opinión, nada más.
        Un saludo!
        Mónica.

        • Cris dijo:

          Ok. Pido disculpas. Me retracto. Saludos.

          • Hola Cris! Jaja, gracias por la retractación 🙂 A veces estos temas nos tocan muy dentro y cuesta entender a los demás… pero creo sinceramente que lo importante es mantener el diálogo. ¡Si al final todos queremos lo mismo! Comer bien, no destruir el planeta, esas cosas. Gracias de nuevo por tu participación y un saludo!
            Mónica.

            • Cris dijo:

              Gracias por perdonarme Mónica…. Lo digo con simpatía 🙂 Entenderás que con esto de las comunicaciones por escrito el ser humano siempre estará expuesto a malentendidos, confusiones, etc. La comunicación humana se da en plenitud presencialmente, donde uno ve y oye al interlocutor, su mirada, su postura, sus gestos, movimientos, tono de la voz, la química, etc.
              Luego viene la comunicación por solo voz. La peor es la escrita. Pero bueno, hay que hacer el mejor intento para comunicarse.
              Te estoy preparando algunas fuentes acerca de los problemas nutricionales de ser vegetariano o vegano. Mañana te envío. Saludos.

              • Hola Cris!
                Jaja, de nada mujer 😉 Captada la simpatía, y gracias de nuevo. Son peliagudas las comunicaciones por escrito, no hay duda. Te agradezco el esfuerzo de compartir las publicaciones que comentas. Yo me inclino claramente hacia la idea de que el ser humano es omnívoro y como tal la plenitud física la alcanza con mucha mayor facilidad consumiendo productos de origen tanto vegetal como animal. De hecho, pienso que el consumo de alimentos de origen animal es imprescindible para la supervivencia de la especie, aunque no dispongo de suficiente información como para probarlo fehacientemente (creo que casi nada se puede probar fehacientemente, pero esa es otra historia). Y sobre todo me parece evidente que no podemos hablar de una dieta universal con la diversidad de climas y entornos de este diverso planeta. Y eso sin entrar en la diversidad genética e incluso epigenética dentro de la misma especie humana. ¡Hay tanto que no sabemos! Siempre es bueno disponer de información adicional y seguir aprendiendo.
                Saludos!!

                • Cris dijo:

                  SITUACIÓN DE LAS INVESTIGACIONES Y ESTUDIOS CIENTÍFICOS DE DIETAS VEGETARIANAS

                  Dra. Georgia Ede

                  Psychiatrist Georgia Ede MD provides evidence-based nutrition information and surprising food facts you can use to improve your mental and physical health.

                  Ver en http://www.diagnosisdiet.com

                  En PubMed (el buscador de investigaciones científicas y estudios clínicos relacionados con nutrición y salud humana) figuran 762 estudios que tienen que ver con verduras y salud humana. La mayoría de estos son estudios de cómo llegó la gente a comer más verduras; Hay muy pocos ensayos clínicos intentando demostrar que las verduras son saludables. Sólo hay 38 estudios clínicos diseñados para evaluar efectos reales específicos de las verduras en la salud (a diferencia de extractos vegetales concentrados especiales o nutrientes vegetales aislados), y la gran mayoría de estos estudios (31 de los 38), desafortunadamente, utilizan frutas y verduras, en lugar de sólo verduras. Las frutas son tan diferentes de las verduras que es como comparar manzanas y naranjas… excepto lo que es peor, porque al menos las manzanas y las naranjas son frutas ambos! Estas son fallas de diseño importantes frecuentemente encontradas en este tipo de investigaciones.

                  Dieciocho de los 38 estudios clínicos eran “negativos”, significando que los investigadores no encontraron el beneficio para la salud de los vegetales que estaban buscando. Los 20 estudios restantes fueron “positivos”, significa que los investigadores encontraron un beneficio para la salud en grupos de personas que comían más (frutas y) verduras respecto de aquellos que comieron menos de estos alimentos.

                  Estos veinte estudios positivos no son gran cosa en proporción a la muestra total de 762 investigaciones, no obstante a primera vista, algunas personas, solo considerando esta pequeña cantidad de investigaciones “positivas” podría pensar que comer más (frutas y) verduras pueden ser una buena idea. Sin embargo, en un escrutinio más estrecho, los defectos metodológicos son tan evidentes que hacen imposible, por desgracia, conocer si los resultados son realmente debido a las (frutas y) verduras y no a algún otro factor.

                  De los 20 estudios “positivos”, 10 no tomaron los carbohidratos refinados en consideración. Esto significa que el grupo de personas que comían más (frutas y) verduras pudieron haber sido más sanos porque comían carbohidratos menos refinados que el grupo que comía menos verduras.

                  Los restantes 10 estudios “positivos” no sólo aumentaron la cantidad de (frutas y) verduras que la gente comía; también consideraban otros aspectos de su estilo de vida, como el consumo de grasas, ingesta de alcohol, fumar, ejercicio, uso de sal o ingesta de carbohidratos refinados. Por lo tanto, no sabemos si las personas que comían más (frutas y) verduras eran más saludables por las verduras o por algún otro aspecto.

                  Ah y en caso que usted se está preguntando, de los 7 estudios que van quedando y que sólo consideran verduras (en lugar de frutas y verduras juntas), 6 de los 7 estudios terminan cayendo en la categoría de negativo, lo que significa que los vegetales no proporcionaban el beneficio esperado para la salud humana.

                  Por lo tanto, no tenemos ninguna prueba científica clara que las verduras son saludables para nosotros. Sin embargo, sólo porque los científicos todavía no han realizado el tipo de estudios que nos pueden aseverar que las verduras son saludables, no significa que no son buenas para nosotros; sólo significa que la idea de que las verduras son buenas para nosotros sigue siendo una hipótesis no probada.

                  • Hola Cris!
                    Muchas gracias por compartir este fragmento de la web de la doctora Ede. Desde luego que es interesante poner en perspectiva lo que la ciencia realmente ha demostrado y no demostrado. Para mí esta claro ya desde hace mucho tiempo que los estudios epidemiológicos e incluso los ensayos clínicos son prácticamente inútiles en lo que se refiere a determinar la dieta humana óptima. Y eso sin ni siquiera pensar en que en la inmensa mayoría de las ocasiones los investigadores ni siquiera se paran a considerar el origen y la forma de crianza o cultivo de los alimentos. Esto me parece un error de tal calibre que echaría por tierra cualquier investigación. El paradigma científico ya ha decidido de antemano que ese factor no importa, así que lo descarta desde el principio. Este es el tipo de “bias” con el que se enfrentan la mayoría de los estudios científicos en el ámbito de la salud, y lo siento mucho por los médicos y científicos de este ámbito que puedan leer esto, pero es lo que pienso.
                    Total, que sinceramente lo que digan los estudios sobre si comer verduras es bueno me importa lo mismo que lo que digan los estudios sobre si comer carne es bueno…. osea, muy poco.
                    Prefiero preguntarle a mi abuela 🙂
                    Saludos y gracias de nuevo Cris!
                    Mónica.

                    • Cris dijo:

                      Hola Estimada
                      Te voy a confesar que fuí “veggy”, hasta poco hace. Me hizo mal, no como a Lierre, pero lo suficiente para que mi Hemograma de 10 hojas saliera muy mal. Mi B12 en 180… Malo malo. Grave. En fin. Médicos allá, aquí y todos.
                      Ahora soy Paleo. El cambio puede graficarse como pasar del Infierno al paraíso. Salud rebosante, peso óptimo, energía, B12 en 900, equilibrio en mi nuevo Hemograma, sin anemia, lo único malo el colesterol, una falla mía, ya lo arreglé. Doy gracias, gracias y gracias. Me siento tan bien, contento, bondadoso…. Dicen que es por la grasa animal… Mi piel pasó de una seca, áspera y rugosa a ser tan suave como la de un bebé. Sic! Camino 2 horas diarias, trabajo sin fatiga…me levanto a las 5:30, medito luego caminar al trabajo. Antes como veggy, con fatiga crónica, los almidones me tenían así, de mal humor, arizco… Uffff…¿cómo pude?

                      El secreto de todo esto es dejar los alimentos agrícolas de la revolución de hace 10000 años y reconocerse omnívoro. La carne-músculo animal es lo menos, privilegio la grasa e interiores, mi favorito es el headcheese y mollejas de corazón.Aquí, donde vivo, el Far West del mundo, los animales pastan y las gallinas corren por las granjas buscando gusanos y semillas que picotear. Voy al mercado de abastos marítimo y me compro unos pescados azules magníficos.
                      Que vida, que cambio en todos los planos… Somos una entidad biológica adaptada por millones de años a un tipo de alimentación, con variantes, claro según el Plano ecológico en el que nuestros ancestros evolucionaron. Me he dado cuenta que necesito cierto tipo de plantas para no constipar, de hojas verdes preferentemente y cucumbers, olivas, Aguacates, nada de fructosa, patatas, granos incluido arroz, ni legumbres, en fin lo que la Dra. Ede identifica como los más tóxicos y con Antinutrientes masivos.
                      Bueno, para acortar, esta es mi experiencia de los tres últimos años. Particular. Privada, nada de lo mío por favor no se extrapole, no hago proselitismo, pero como ser humano puedo solicitar considerar mi experiencia psra bien de más de un par de congénrres. Si lo consideran. Slds.

                    • Sergio dijo:

                      Un pequeño apunte que a mi me llama la atencion. Tu dices que pasaste muchos problemas por la alimentacion vegana, y que el unico problema que tienes con paleo es el colesterol pero que eso es un fallo tuyo que tienes que solucionar. ¿¿No podria pasar tambien algo parecido con tu alimentacion vegana?? Por otra parte creo que sigue siendo puntos de vista y enfoque. SI te haces vegano por la salud y la contaminacion del mundo, es verdad que puedes hacer muchas cosas consecuentes y eficaces comiendo como omnivoro y comer eco, de cercania y ser vegano y comer basura y contaminar muchisimo. Pero si lo haces por los animales me parece brutal cambiar de “vegy” como tu dices a “paleo”. Es como el blanco y el negro desde un punto de vista animal. Y no me vale cosas como que hay animales que se crian libres y los matamos con amor. Una muerte es una muerte y a mi no me gustaria que me mataran para comerme ni a besos.

                      Solo este pequeño comentario, no pretendo ofender a nadie.

                    • Cris dijo:

                      Hola Sergio, no es ofensivo lo que dices, al menos para mí. Te comento que el problema de salud como veggy era algo extenso e integral. Lo del colesterol es algo puntual ya solventado. Lamentablemente para poder subsistir como especie e individuos necesitamos consumir productos de origen animal y un mínimo de celulosa, para no constipar.

      • Laura dijo:

        Perdona Cris pero aunque empieces diciendo “con todo respeto”, si acabas con la frase “las falacias de razonamiento de los posteado por la señora son acojonantes” creo que elimina cualquier respeto que hayas querido manifestar. Cuando dices “falacia de razonamiento” dado que falacia siginifica “engaño con intención de causar daño ajeno”, entiendo que estas queriendo decir que aporto razonamientos con intención de causar daño, y esa acusación me parece bastante grave.
        Quizá, la frase que has copiado al principio de tu comentario no la hayas entendido muy bien, porque de lo contrario no sé donde ves el engaño, o estás bastante mal informado.
        Es un hecho demostrado que el consumo excesivo de carne, sobretodo si no va acompañado de alimentos alcalinizantes que contrarresten su efecto acidificante (es decir, especialmente de verduras), aporta acidificación a nuestro organismo (a los humores corporales, es decir, a los líquidos de nuestro cuerpo, entre ellos nuestra sangre), la cual tendrá que ser contrarrestada por los sistemas tampón presentes en el mismo, provocando un sobreesfuerzo que terminará por dañarnos (uso del calcio del organismo con el consiguiente riesgo de osteoporosis, los pulmones deben respirar más frecuentemente para eliminar dióxido de carbono con la consiguiente ansiedad e incapacidad para relajarse, pérdidas de potasio y magnesio que favorecen la hipertensión arterial, sobrecarga de los riñones encargados de la regulación del pH plasmático mediante la eliminación de ácidos no volátiles o bicarbonato según haya exceso de ácidos o álcalis, además de fabricar de novo el bicarbonato consumido por el plasma para las reacciones de amortiguación química…)
        Aunque de todos los argumentos que he aportado, siempre con la mejor de mis intenciones, ya que como naturópata mi labor es ayudar a las personas a sanar y desde luego jamás perjudicarlas en ningún sentido, tal vez este sea el menos importante, ya que la mayoría de cereales, legumbres y frutos secos también acidificarían nuestra sangre, y lo importante sería consumirlos en una proporción en la dieta de 20-30% de alimentos acidificante y un 70-80% de alimentos alcalinizantes.
        Tampoco es ninguna falacia que la carne aporta venenos a nuestro organismo (más aún si es de producción industrial, aunque lo mismo ocurriría con los vegetales, sin embargo a los químicos agrícolas que el animal también consume en su alimentación, habría que sumar las hormonas y antibióticos, entre otros medicamentos, que se le suministran indiscriminadamente, y los compuestos químicos utilizados para ralentizar su putrefacción así como aportar un aspecto sonrosado en lugar del color natural marrón grisáceo de la carne muerta). Pero además, cuando el animal siente miedo (cosa ocurre en el momento de su sacrificio) produce una serie de sustancias químicas que no pueden ser eliminadas del organismo tras la muerte del mismo, por lo que las ingeriremos al comer su carne. Estos son algunos ejemplos de los múltiples venenos que puede contener la carne.
        Respeto por supuesto que no estés de acuerdo con mis argumentos, es obvio que no pensamos igual, aunque mi manera de expresarlo es argumentar en lugar de insultar. Yo me baso en lo que he estudiado en mis muchos años de formación como naturópata (ya que no dejo de investigar ni un solo día), y por supuesto, no me creo en posesión de la verdad absoluta, sin embargo, he visto a muchas personas sanar con el tipo de alimentación que les he recomendado, basada en mi formación, como ya he dicho, y desde luego no tomada de información sesgada de una página web.
        un saludo!

  26. Laura dijo:

    perdón, y me olvidaba del tema de los picos de insulina de los que habla, que se producen con alimentos con un elevado índice glucémico, como son los cereales y harinas provenientes de los mismos refinados, pero no con los alimentos hidrocarbonados integrales con índices glucémicos mucho más bajos. Y la autora también parece olvidar que el cerebro está compuesto en su mayor parte de grasa pero necesita de azúcares (glucosa) para alimentarse. La glucosa es el único alimento de nuestro cerebro, y cuando no se consume en la dieta (dietas cetogénicas) se lleva a cabo una conversión de grasa a azúcar, que es una conversión de emergencia que se obligado a realizar nuestro organismo y que produce cuerpo cetónicos que puede acumularse en la sangre intoxicándola y produciendo cetoacidosis (como ocurre en el caso de la diabetes)

  27. Si eres antropólogo estás mal visto si se te ocurre mencionar que algún Homo Chorradopithecus era aficionado a la carroña más putrefacta. También encaja el tipo de mandíbula con esos hábitos alimenticios. Queda mejor decir que recolectábamos bayas y frutas.

    Mucho zombi-mucho zombi es!, es!

    Vamos buscando la inmortalidad y no llegamos ni a zombis. Cést la vie!…(o no se la vi)

    • Laura dijo:

      Personalmente me parece más lógico que el ser humano pudiese comer carroña en los periodos de escasez, que cazar y desgarrar con su dentadura a un animal, a no ser que que este fuese un pequeño invertebrado… La carne una vez fermentada, gracias a la acción de las bacterias, está predigerida, lo que hace que sea mucho más fácil de digerir por un/a human@, es más blanda (por lo que nuestra dentadura podría desgarrarla con mayor facilidad), y además es un alimento vivo, gracias al hecho de estar colonizado por bacterias (como ocurre con los vegetales fermentados)… En cualquier caso pienso que no sería la base de nuestra alimentación, pero es una opinión personal, claro está… si no vivimos en aquella época poco podemos asegurar con absoluta certeza…

  28. guillermohigon dijo:

    Según San Wikipedia:
    Los cuerpos cetónicos aparecen en la hipoglucemia. Si pasamos varias horas sin ingerir azúcares se irán generando estas cetonas para aportar energía al cerebro y que no se apague.

    Qué fuerte huele ese pis mañanero! Eau de C´etonne!

    —Lulú? —Güi, se mua.

  29. JAIME RIVAS dijo:

    PARA QUE EL LIBRO LO TENGAN TODOS DEBE SER SU PRECIO ACCESSIBLE.

    • Hola Jaime!
      Siento que no puedas acceder al libro por su precio. Quizás encuentres a alguien que te lo preste o alguna biblioteca de tu zona lo pueda conseguir?
      Un saludo,
      Mónica.

  30. chicfoto dijo:

    Perdona, deberías de rectificar, vegano no vegetariano, no es lo mismo. Hay varias ramas en ese tipoo de alimentación, y de todas formas se puede vivir muy bien sin tener que matar a ningún animal. Hay millones de vegetarianos en el mundo, en India por ejemplo, y no se mueren por eso pero si se suicidan por culpa de Monsanto. Un abrazo

    • Hola!
      No sé a quién le estás pidiendo la rectificación ni en qué frase o párrafo en concreto. Si concretas más consideraré tu sugerencia con mucho gusto.
      La dieta vegetariana, si la entendemos como aquella que incluya alimentos de origen animal como los huevos o los lácteos, puede ser una dieta muy sana si se consumen alimentos de calidad sin procesar. Si duda esta es una dieta muy popular en la India, donde la ghee o mantequilla clarificada abunda y es rica en vitaminas liposolubles A, D y K. Pero no estoy segura de si te refieres a eso.
      Por cierto, para consumir huevos y leche sí se matan animales, todos los machos (50% de las crías) van a parar al matadero. Y también las hembras pasada la edad fértil.
      Respecto a Monsanto, no sé si tu comentario tiene alguna connotación adicional. Te aclaro por si acaso que este blog es muy contrario a Monsanto y el resto de multinacionales que producen veneno y obligan a los campesinos de todo el mundo a abandonar el campo en bancarrota.
      Un saludo cordial y muchas gracias por comentar,
      Mónica.

  31. Fdez dijo:

    Muy interesante debate.

    Solo decir que dos vacas en media hectárea de hierba imposible, sea el clima y tipo de suelo que sea, no es suficiente alimento. Incluso una lo veo difícil. Eso sin contar con sus depredadores.

    No me inspira mucha confianza esta mujer, esa actitud de tener la razón absoluta en algo de lo que no hay pruebas irrefutables. Me refiero sobre todo a la dieta de hace miles de años. Hay científicos que dicen lo que ella, y otros que no.

    Y ya a modo de broma, la entrevistadora es muy impresionable no? jeje se lo cree todo a pies juntillas, no cuestiona nada.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s